dimarts, 19 de juny de 2012

UCRONÍA (III)




Por supuesto que el aparato del Estado seguirá en pie, pero no ya como institución desde la cual se impulsan políticas, sino como simple aparato administrativo gestor de lo cotidiano y subordinado al sistema que le ha relegado a dichas funciones meramente instrumentales. En la Europa de la zona euro es donde de forma más evidente se manifiesta esta relegación del Estado: desde que el mundo es mundo, una moneda común a un ámbito geográfico determinado requiere de un estado detrás de ella que actúe en este mismo ámbito geográfico. En la zona euro, en cambio, los estados perdieron sus respectivas soberanías sobre las monedas de sus respectivos territorios, pero, y esto es lo más importante, sin que de dicha soberanía haya habido  dación alguna a alguna otra superestructura estatal o macroestatal. Lo único, estructuras de simple gestión burocrática. Porque un banco central sin un Estado detrás no es un banco central, sino una broma...o ley de la selva; el estado de naturaleza prehobbesiano. Precisamente lo que la institución del Estado se supone que debía corregir, modular y vehicular.

Con los ministerios de economía convertidos en simples agencias de contabilidad y con la macroeconomía, o la antigua economía política, devenida en teología, uno se siente hoy ante los bancos como se sentía un medieval ante las catedrales. Y percibe a los «mercados» como el medieval percibía a Dios: a través del brazo secular que interpreta y aplica sus directrices. Y exactamente del mismo modo que en la teocracia medieval la posibilidad de un ateo era impensable, porque no era de fe de lo que se trataba, tampoco hoy, dentro de la teología mercadocrática es posible contemplar o concebir la negación (dialéctica) del sistema, sino simplemente sus constantes metamorfosis como característica constitutiva del mismo, sin solución de continuidad.

Volvamos ahora a nuestra ucronía e imaginemos que la actual situación de crisis se estuviera dando tal cual se está produciendo en nuestro presente, pero sin la caída del muro de Berlín en 1989 de por medio, dando por supuesto que tampoco se hubiera producido ninguna de sus secuelas. Y tal como está ocurriendo, con los «mercados» imponiéndoles  a los Estados la liquidación de los sistemas de protección social que habían sido su carta de naturaleza durante los últimos setenta años.

Una crisis exteriorizada como la actual, vivida como se está viviendo la actual, hubiera producido, casi con toda seguridad, en un contexto de guerra fría, efectos muy distintos a las medidas de recorte presupuestario y liquidación del estado del bienestar que hoy se nos está vendiendo como insoslayable. Ya hemos comentado como, por ejemplo, la crisis del 73 no significó ningún retroceso serio en el estado del bienestar, sino hasta incluso en algunos casos un avance.

Para empezar, partiremos en primer lugar de la base según la cual la actual crisis actual no es más que un subterfugio para imponer un determinado tipo de reestructuración más adecuada a los requisitos propios de la lógica del sistema. Ello pasa necesariamente por la liquidación del estado del bienestar en aquellas sociedades donde había arraigado. Las deslocalizaciones y los flujos de capitales hacia países caracterizados por la más elemental falta de derechos laborales o sistemas de protección social van en este sentido. Brasil, China o la India son los ejemplos más conocidos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada