dijous, 22 de novembre de 2012

LO CUTRE ES BELLO: a survey on spanish aesthetics


 
Entiéndase en el sentido kantiano de la «figura bella», del juicio estético y su finalidad sin fin, donde lo bello, sin ser concepto, tiende a serlo. Sí, volvemos a las cuentas suizas de Mas, a quien no sólo «El Mundo» ha echado una mano, sino ahora también Don Mariano y sus «mariachis». Diríase que sólo descansarán cuando los independentistas sean mayoría. ¿Se han vuelto locos o es que son así de imbéciles o de cínicos?
Y entiéndase tambien eso de «lo cutre es bello» en el sentido estético, ya digo. Pueden ser bellos los monstruos de Goya, el caballero y la muerte de Durero, el Mr. Grénouille de Süskind o hasta el Gollum de Tolkien, aunque de existir serían moralmente repugnantes. Lo malo de estos mariachis que hoy nos ocupan es que existen... y que son de una cutrez proyectada en hecho estético -como bello- y en acto moral -como repugnante-. Es sin duda una cutrez que no se puede adquirir por más que uno se entrenara. Así se ha de nacer, no puede uno hacerse. Véase si no al amigo Montoro.
Resulta que "El Mundo" sigue sin aportar más pruebas que la evasiva documental y la hediondez ambiental a que nos tiene acostumbrados. Pero lo de Montoro y Rajoy es traspasar una línea roja que nunca, nunca, debería traspasar un representante del estado de derecho. Ni siquiera el más farsante. Porque al hacerlo se deslegitima.
Uno puede hasta entender que los sicofantes halitósicos mundanos  sigan difamando sin aportar prueba alguna. ¿A qué esperan para mostrarla si es que la tienen? Pero lo que en un villano es hasta cierto punto comprensible, deviene vergonzante en un dignatario. Sin más, aunque sea por culpa de Mas.
Resulta que el ministro del interior, la judicatura y la policía niegan la existencia del informe, o de la parte más substanciosa de éste, en que se aportan afirmaciones  -que no datos- sobre cuentas bancarias y cajas fuertes a nombre de Mas y Pujol en Suiza y Lienchestein. Pues bien, resulta que el ministro del interior es del PP, el mismo partido y el mismo gobierno -aunque no lo parezca- que preside Don Mariano. Así que mientras el ministro del ramo, algo confundido y atolondrado, niega la existencia de informe y un fiscal general anuncia la interposicón de querella por calumnias contra «El Mundo», va el mariachi Montoro y dándolas por buenas, muge que es Mas el que ha de demostrar que no tiene cuentas en Suiza. Me lo repita, por favor.
Que esto mismo lo hayan dicho otros «machacas» del PP es grave, pero que lo diga un primera espada que, además, resulta que es ministro de hacienda, es espeluznante. Y que encima el «presi» rechace la comparecencia de sus dos mariachis en el putiferio del Congreso para aclarar sus desaguisados, eso ya es para echarse a temblar. Dicho en otras palabras: si el presidente no tiene cojones para hacer que sus ministros se callen la boca mientras no se aclare el tema, como mínimo que acepte su comparecencia en el Congreso y veremos cómo se explican. Que le den allí rienda suelta a su incontinencia verbal. 
Porque una cosa es un rotativo y otra el gobierno de una nación. Y si según  Montoro, ante una acusación sin pruebas de tener una cuenta en Suiza, eres tú quien las ha de aportar demostrando que no la tienes, entonces resulta que ni lo uno es un gobierno, ni lo otro un estado de derecho, sino una cuadrilla de gañanes en una taberna pútrida.
Porque lo que sugiere el mariachi Montoro se conoce como probatio diabolica y tiene, en un Estado de derecho, el mismo valor probatorio que pueda tener la ordalía del fuego o la lectura mántica del hígado de una oca. ¿Y este individuo está al frente de la Hacienda española? Dios nos pille confesados...
Y ya que hablamos de la ordalía del fuego, que quede bien claro que no pondría la mano en el mismo ni por Mas, ni por Pujol. Y que ni el uno ni el otro son tampoco precisamente santos de mi devoción, ni en lo personal ni en lo ideológico, como podrá observar cualquiera que se dé una vuelta por este blog. Pero hacer lo que ha hecho Montoro y actuar tan rastrera e indignamente como lo ha hecho Rajoy, eso es execrable. Yo pensaba que, en el fondo, representaban al Estado. Ahora ya veo que no.
Lo dicho, si hay pruebas, que se aporten por parte de quien las tenga. Y que casque quien se haya pasado de listo. Y si no las hay, a callarse la boca y que actúen los jueces. El problema ahora mismo no es si Mas y Pujol tiene cuentas en Suiza, sino que quien lo afirme, que lo pruebe. Hoy por hoy, las cosas funcionan todavía así. Las acusaciones hay que demostrarlas con pruebas, no con rebuznos.
Desde luego, con este ganado hubiera hecho auténticas maravillas Valle-Inclán. El Ruedo ibérico cabalga de nuevo. Ahora en forma de cutrez. Lo dicho, lo cutre es bello... en un cuadro o en una novela. Lástima que además sea de verdad.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada