diumenge, 11 de novembre de 2012

DE NACIONES, ESTADOS Y PATRIAS (II) EL CASO DEL C.S.S. HUNLEY


EL CASO DEL C.S.S. HUNLEY
 
 




Y esto es así exactamente de la misma manera que no por simpatizar con la Confederación, o con Stonewall Jackson,  en lugar de con Sherman o Lincoln, se le considera a nadie más o menos "americano" o "antiamericano". Texas, por ejemplo, fue una república independiente durante trece años, desde su independencia de México hasta su incorporación a los EEUU. Luego, estuvo en el bando perdedor de la guerra civil. Pero quien quiera ver en estas afirmaciones identitarias la menor intención independentista no está sino proyectando sus propios fantasmas.  Unos son los que desde hace tiempo han impuesto su concepto de España en su propio provecho y sólo saben ver secesionismos antiespañoles en aquellos a los que están dispuestos a obligarles a serlo a su manera y por la fuerza; otros, porque se han creído la milonga de los primeros o por que van a la suya propia.
A propósito de todo esto, me parece significativamente interesante el caso el CSS Hunley; el primer submarino de guerra, aunque remotamente digno de tal nombre, utilizado en un conflicto bélico. En realidad, una caldera herrumbrosa propulsada a pedales, que hacía las veces de lo que diez lustros después se llamará submarino, diseñado para aproximarse a los buques enemigos inyectándoles en el casco una carga de dinamita por medio de un espolón casi a la manera de las antiguas trirremes griegas. Vamos, para echarse a temblar. Un tema, el del CSS Hunley, sobre el que me permitiré un breve excurso porque desde siempre me ha fascinado.
A principios de 1864, la situación de la Confederación era tan desesperada que cualquier idea que aportara la menor esperanza, por extravagante que fuera,  era digna de ser tenida en cuenta. Militarmente, la guerra estaba perdida, y el bloqueo naval de los puertos sudistas que llevaba a cabo implacablemente la flota unionista del almirante Farragut -por cierto, de ascendencia catalana- asfixiaba a la Confederación aislándola del exterior y acelerando su agonía. En este contexto aparece el CSS Hunley, un buque sumergido que debería contribuir a romper el bloqueo naval del puerto de Charleston.
El primer ensayo realizado en puerto se saldó con la muerte de todos sus tripulantes por asfixia. Aun así se reflotó y, con una nueva tripulación de 8 voluntarios, la noche del 17 de febrero de 1864 zarpó de Charleston y consiguió hundir un buque de la Unión. Poco después, anunció por medio de señales luminosas que regresaba a puerto. Nunca llegó... hasta 138 años después. Después de haber sido localizado tras numerosas prospecciones, el 8 de agosto del año 2000 fue izado y traído a la superficie, por medio de unos sofisticados sistemas de elevación, con los cadáveres de sus ocho tripulantes dentro. Y ahora mismo volvemos al hilo argumental que nos ocupaba.
El CSS Hunley pertenecía al bando perdedor de la guerra civil americana. Sus combatientes habían sido declarados en rebeldía y fuera de la ley por los vencedores. Pero casi un siglo y medio después, se consideró una gloria "nacional" americana, no estatal de Carolina del Sur, y los cadáveres de sus tripulantes fueron enterrados con honores militares a cargo de un batallón de la Guardia Nacional engalanado al caso con el uniforme de los ejércitos de la Confederación durante la guerra civil. A nadie, absolutamente a nadie, se le ocurrió pensar que dicho acto era fomentar el guerracivilismo entre los norteamericanos. Al contrario ¡qué ingeniosos y qué valientes somos todos los americanos! Lo dicho, una gloria nacional.
Imaginemos ahora qué hubiera pasado por aquí de haber habido algún artilugio similar utilizado por los austracistas catalanes durante la guerra de sucesión.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada