dissabte, 5 de desembre de 2015

NIÑO RIVERA Y EL COLETAS: PRONUNCIANDO EL NOMBRE DE KANT EN VANO



 
Y NO DICEN "TIERRA ¡TRÁGAME!
 

Resulta que va el Coletas en un debate por televisión con Niño Rivera y suelta que se ha de leer la «Ética (sic) de la Razón Pura», y el otro, ni corto ni perezoso, empieza a largar que para él Kant es un referente, pero que no lo ha leído, ni siquiera la Ética de la Razón Pura. Cosas veredes...

Grave, muy grave. Porque estamos ante el indiferente engreimiento de la ignorancia. Y encima van de sobrados. Ambos son los líderes de dos partidos que aspiran a ganar las elecciones y a convertirse, ellos, en presidentes del gobierno. Que un presidente del gobierno español no haya leído a Kant no es inédito, bien cierto. Creo que el último en hacerlo fue Azaña; después, la nada… Cierto que el resto de aspirantes tampoco se lo habrán leído. De Mariano es sabido que sólo lee el Marca, y Pedrito pues… no creo que pasara de d’Artacán y los tres mosqueperros. Claro que, total, si tampoco lo iban a entender ¿para qué tomarse la molestia de leerlo?

Comentaba un twittero en cachondeo que Niño Rivera no ha leído a Kant porque está esperando que estrenen la película. Y es que es muy fuerte el siguiente diálogo. No tiene desperdicio:

Niño Rivera: Kant es un referente para mí.

Alsina (el moderador): ¿Un título en concreto?

Niño Rivera: … No he leído ninguno en concreto.

Y lo bueno es que este diálogo de besugos en que Niño afirma que Kant es para él un referente, se produce después que el «Doktor» Coletas le recomendara leer «La Ética de la Razón Pura». Una obra de Kant que sólo debe conocer él. Vamos, que no conocen ni siquiera un solo título y que no se han leído ni la portada, ni uno ni otro. ¿Pero qué más da? Ahora Kant ya no se estila porque todo está en «interné».

Del Niño Rivera no me extraña. Salta a la vista lo evidente. Del Coletas, la verdad, tampoco, pero pensaba que algún resumen sí se lo habría leído, o al menos que conocería el título, aunque fuera de oídas ¿Qué menos se podría esperar de un profesor universitario de Ciencias Políticas? ¿Y esto es la Universidad? Ya sólo falta que un día de estos alguno diga que su ópera favorita es el Ossobuco o que no ha leído ni a Ortega ni a Gasset. Y con la tropa que abunda, igual sale en «olor (sic) de multitudes» y gana las elecciones. Al tiempo.
Se merecen el Babero de oro. Y se lo concedo, además, por ser ellos, con cuchara. Mejor, dos cucharas, una para cada uno. Como mínimo, mientras les dan de comer no pronunciarán el nombre de Kant en vano.
 

PREMIO BABERO DE ORO EX AEQUO CAMPAÑA ELECTORAL 2015
 
 
¡CUM CUCHARA!
Y su lema:
 
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada