dilluns, 20 d’agost de 2012

A VUELTAS CON LA MUERTE DE PRIM (II)


En otras palabras, si por razones de Estado no se quiso resolver el caso en algún momento, lo cierto es que estas mismas razones de Estado podían invertirse con cualquier cambio de facción en el poder o de régimen. Podemos aceptar que ni la débil monarquía de Amadeo ni la República consiguieron resolverlo; y el régimen de la restauración no estuvo demasiado interesado en el tema. De acuerdo. Ahora bien, muchos de los personajes que estuvieron con Prim, o en contra suya, siguieron en la carrera política durante Amadeo, la República y la Restauración. Y sesenta años después de la muerte de Prim, con la II República, es razonable pensar que el régimen sí estaría interesado en resolver el magnicidio, si es que se acordaban. Ello partiendo de la base, ciertamente, que los autores intelectuales de la muerte de Prim fueran, por ejemplo, los montpensierianos y el propio Montpensier, o Serrano o los negreros cubanos. Simétricamente, por las mismas razones cabe pensar que si hubieran sido los elementos más radicales del republicanismo federalista, entonces hubiera sido el régimen canovista el primer interesado en resolver el caso. Ni así.

Y esto, como decía, es lo primero que resulta altamente sospechoso. Parece que una vez muerto Prim, bien muerto estuvo y se gestó una especie de acuerdo universal en no remover el tema. Sencillamente el silencio, el enigma y las consiguientes especulaciones.  La relevancia y los cargos de los conspiradores puede servir para Kennedy, pero no para Prim. Y sin embargo, nada. Ni unos ni otros han podido o querido resolver el enigma de la muerte de Prim. Como si una vez muerto el general, a nadie le interesara dar con sus asesinos. Algo así denunció Valle-Inclán: “Una cautelosa y poderosa influencia velaba para embrollar el esclarecimiento del asesinato del general Prim”.
Empezaremos por la versión que hoy en día se tiene como defintiva y que es, en cualquier caso, un referente ineludible: el estudio de Pedrol Rius de 1960.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada