dimecres, 16 de juliol de 2014

PSOECES ESTIVALES







Me llega que al nuevo y flamante SG del PSOE ya le llaman "El Cuchara"... porque ni pincha ni corta. Él, en cualquier caso, y como corresponde a alguien encantado de haberse conocido, parece muy contento y metido en su papel. Sus últimas declaraciones han sido toda una muestra de solvencia ideológica. El PSOE, ha dicho, ha de desplazarse a la izquierda para ganar las elecciones (!).

No está mal para un aspirante a émulo de Copito de Nieve, pero le falta pare ello no sólo recorrido, sino, sobre, desfachatez, arrestos y cinismo. Sin tales características no se puede llegar a ser como el maestro. Lo que en "Copito" era simple pragmatismo, descreído e inescrupuloso, en "El Cuchara" es convicción y puro tropismo. Fíjense si no. No se trata de que el PSOE tenga una ideología, esté esta a la derecha o a la izquierda de no se sabe muy bien qué, ni de que haya que  recuperar esta o aquella identidad... No, nada de eso. Hay que dirigirse hacia el lugar desde donde se ganan las elecciones. Esté donde esté. Ese es el acervo ideológico de "Cuchara".

Y por aquí, aquende el Ebro, "Coppertone" sigue dando muestras de cómo la falta de talla puede dar al traste con un partido que, no hace tanto, lo tuvo todo. Claro que en el pecado está la penitencia. Ahora se le ha ocurrido poner como presidente del partido a uno de los  más destacados del grupo de felones que más han contribuido a la quiebra delPSC y al defenestramiento del infeliz de Navarro. Ni más ni menos que el alcalde de Lleida. Uno de estos personajes indiscernibles de cualquier convergente o hasta del partido de la derecha tradicional-pesebrista catalana, también conocido como ERC. 

Es decir, un independentista conspicuo y conspirativo cuyas deslealtades y capciosas maniobras para meter al PSC en el independentismo sólo podían resolverse sin su expulsión fulminante en un partido con la sangre de horchata como el PSC. La suya y también, claro, la de los sinvergüenzas responsables del execrable tripartito, hoy añorantes de cargo y metidos en el independentismo a ver si les cae algo como recompensa por haber hundido a una izquierda en la que nunca creyeron. Pobrecillos, no saben que Roma no paga a traidores.

A lo mejor Coppertone piensa que es mejor tener al enemigo cerca. Craso error si se trata de granujas de tal laya. El problema es que más bien él es también un granuja más. Al PSC le quedan dos telediarios. Y lo bueno del caso es que se lo ha ganado a pulso. Y en cuanto a Cuchara, aquello va a ser una jaula de grillos. Y se presente él a las elecciones o la que pincha -Susana Díaz-, el fracaso está servido, porque son más de lo mismo. Y luego se extrañan todos de que PODEMOS esté avanzando...

A este paso, hay PP para rato.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada