dilluns, 28 de juliol de 2014

DE FÁBULAS Y DE GARRULOS (CON PERDÓN)



Le pidió el escorpión a la rana que le transportara al otro lado del río. “No” le respondió la rana “Que tú picas con tu aguijón y matas; y en medio del río, llevándote encima, no me podré defender”

No seas tonta”, argumentó el alacrán “¿Cómo iba a barrenar mi propio barco? Si te aguijoneo y te mato, yo me ahogaría en el río ¿no lo ves?

A la rana el argumento se le antojó racionalmente impecable –como al pavo inductivista de Russell-, así que accedió a transportar al escorpión a través del río. Más o menos a la mitad del recorrido, la rana notó en su lomo un pinchazo mortal. Le quedaban dos o tres segundos de vida.

“Estúpido” le espetó al alacrán “¿No ves que tú también te vas a ahogar? No sobrevivirás a lo que queda de río”.

“Es que no puedo más, es mi naturaleza”.  

Moraleja… Quien con garrulos viaja, acaba como ellos.

(Cualquier parecido con la realidad catalana actual es pura coincidencia)

Pero como decimos en catalán “qui sigui frare, que en prengui candela”


1 comentari:

  1. Pues mire don Xavier que siempre ha pensado que Pujol tenía cara de alacrán y va usted y me lo refresca. Para ranas, los catalanes que se han subido a sus lomos. Un cordial saludo desde Salamanca.

    ResponElimina