dimecres, 28 d’octubre de 2015

APOSTILLAS A «ELECCIONES Y REPRESENTATIVIDAD»

La propuesta de convertir las autonomías en circunscripciones para las elecciones generales, aun siendo su mayor ventaja la posibilidad de ajustarse a criterios de proporcionalidad más precisos, no es la única. Hay otras. Por ejemplo, facilitaría conceptualmente el establecimiento de comisiones territoriales o interterritoriales, con lo cual dejaría de tener sentido la milonga de convertir el Senado en la cámara territorial que nunca ha sido. Así dejaría de servir siquiera como futurible y habría que cerrarlo definitivamente. Con 350 diputados en el Congreso, sobran para ello y para más, que los hay tan ociosos que ni se acercan o pasan la mayor parte del tiempo en el bar.
Es verdad que se podría aducir una cierta falta de sensibilidad territorial en este planteamiento de circunscripciones autonómicas, muy especialmente por lo que refiere a las autonomías uniprovinciales. Pero la inevitable reducción de su porcentaje de representación en aras a una mayor proporcionalidad, se puede paliar mediante un mecanismo compensatorio similar al actual, pero sin que resulte tan gravoso. Me permito sugerir lo siguiente.

En la actualidad hay cincuenta circunscripciones, más Ceuta y Melilla. Por su parte, la ley electoral establece una «cuota» mínima de dos escaños por circunscripción -Ceuta y Melilla, uno cada una-. Ello significa que, de los 350 escaños actuales, quedan para «repartir» 248. Si este mismo modelo se aplica a las circunscripciones autonómicas, pero con 3, serían 51 escaños de cuota, 53 con Ceuta y Melilla. Con ello, en lugar de 248, habría 297 escaños, 49 más, para distribuir proporcionalmente, lo cual permitiría aproximarse mucho más a la estricta proporcionalidad teórica deseada, sin por ello menoscabar a nadie. Y en lugar de discriminar negativamente a zonas más pobladas, tendríamos una discriminación positiva de las de menor peso demográfico. En fin, ahí queda.

 
También quisiera responder a una misma crítica se me ha hecho desde dos planteamientos opuestos –el catalán y el español, concretamente-, que si bien apuntan hacia lo mismo, lo hacen desde valoraciones dispares. Según ambas, las circunscripciones autonómicas son un remedo de circunscripción única en toda España, indeseable para uno, deseable para otro. Para el primero, sería un paso más hacia la españolización y la puntilla casi definitiva del centralismo jacobino en su obsesión por yugular la presencia de nacionalistas no españoles en el Congreso; para el segundo, la solución para quienes estén en empeño denunciado por el primero. Pues no. Y aunque sean lo mismo, he de replicar que ni lo uno, ni lo otro.

Ni lo uno,
porque en ningún momento he hablado de convertir a España en una circunscripción territorial única en sus propias elecciones generales -ya están las europeas para eso-. Y no solo porque, hasta donde me consta, no se da en ningún lugar del mundo algo así, sino porque en la realidad «plurinacional» española sería una insensatez aun mayor que, por ejemplo, en Francia, donde tampoco se les ha ocurrido hacerlo. Más bien pienso que al reducir las circunscripciones y aumentar su volumen demográfico, la adjudicación de escaños podría ajustarse a unos criterios de proporcionalidad mucho más  equitativos que, con las circunscripciones provinciales, es en la práctica es imposible llevar a cabo. A menos, claro, que pretendamos un Congreso con mil quinientos diputados, lo cual no es el caso.

Luego, no veo, la verdad, cómo esto yugularía nada o a nadie, máxime si tenemos en cuenta que la ubicación territorial de los  «yugulables» acostumbra a remitirse al ámbito autonómico. Sólo que, eso sí, su representación en el Congreso español sería acaso más proporcional en relación al todo que ahora. ¿Para mejor o para peor? Pues depende. Sin duda esta medida soliviantaría a ciertos caciques locales y comarcales, pero no es eso lo que aquí nos ocupa, sino los criterios de proporcionalidad.

 
Ni lo otro,
porque no se trata de perseguir o penalizar determinadas opciones, sino de que las que obtengan representación, lo hagan proporcionalmente a su porcentaje de votos. Desde ciertas posiciones se ha dicho con frecuencia que los nacionalismos catalán y vasco están sobrerrepresentados en el Parlamento español, en comparación, por ejemplo, a Izquierda Unida. Porque Izquierda Unida, con los mismos o más votos que CIU, por ejemplo,  obtiene menor representación debido a la dispersión territorial de su voto. Bueno, a ver.
Esto es en todo caso un agravio a Izquierda Unida, pero no un trato de favor a CIU. Porque la concentración o la dispersión territorial de un voto es algo inevitable desde el mismo momento en que una unidad electoral se divide en circunscripciones, como se ha venido haciendo desde que el mundo es mundo. Lo que hay que procurar, en todo caso, es que esta distribución se ajuste lo máximo posible a los votos obtenidos, según he venido defendiendo. Y luego, que salga lo que salga.
Comprendo que algunos quieran aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid, pero es que las cosas funcionan de otra manera; o deberían. El problema de Izquierda Unida radica precisamente en las circunscripciones provinciales y sus, aun con sobrerrepresentación, escasos escaños a repartir entre las listas concurrentes. Quien se moleste en calcular como le hubiera ido a Izquierda Unida en anteriores elecciones de haberse celebrado bajo circunscripciones autonómicas, comprobará que sus resultados en escaños se hubieran aproximado mucho más al porcentaje de voto global obtenido. Y eso simplemente sumando los actuales escaños provinciales al global autonómico. Pero si correlativamente calcula los resultados de CIU, verá que tampoco hubieran variado tan ostensiblemente.
Pero, en fin, si el objetivo es reducir la representación nacionalista en el Congreso, entonces quizás la solución final fuera poner a toda la antigua Corona de Aragón como circunscripción electoral. Pero cuidado, no fueran a salir las cuentas del revés y la sobrerrepresentación de Teruel o Huesca compensara la infrarrepresentación de Barcelona, sin entrar en otros detalles. Vamos, que si lo que se quiere es liquidar o reducir a la mínima expresión a los nacionalistas, la mejor opción sería adoptar el modelo vasco: un número n de escaños, idéntico para cualquier circunscripción, con independencia de la demografía. Pero esto es un modelo confederal, así que atengámonos a las consecuencias.
En cualquier caso, mi propuesta no estaba pensada para beneficiar ni perjudicar a nadie, más allá del imperativo democrático de una representación en escaños proporcional a la demografía del territorio. Y esto sólo parce posible ampliando la circunscripción electoral a la comunidad autónoma. Si luego esto favorece a unos o perjudica a otros, pues qué la vamos a hacer.
Así pues, espero haber dejado claro que ni lo uno, ni lo otro, sino democracia. Y gracias a ambos, por las respectivas observaciones que han suscitado esta apostilla.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada