diumenge, 10 de febrer de 2013

DE POLÍTICOS, DOCTORES Y PLAGIOS


He ahí un supuesto de corrupción que nunca se dará por nuestros pagos. Cuestión de inmunidad político-cultural adquirida. La ministra de educación alemana, Frau Annette Schavan,  ha dimitido porque se ha descubierto que en su tesis doctoral citó sin referencia. Es decir, que plagió e hizo como si se le hubiera ocurrido a ella. La tesis doctoral en cuestión era de filosofía e ignoro la magnitud de las citas en vano. Vamos, que no es lo mismo escribir que “ser se dice de muchas maneras” sin la correspondiente cita remitiendo al autor de la frase, que escribir, por ejemplo, que “una característica fundamental del kantismo frente al dogmatismo (racionalismo) que le precedía, es la finitud del conocimiento humano como condición constitutiva de éste”. Una frase, esta última, que ignoro si alguien la ha dicho nunca antes ad pedem lettera como yo la acabo de escribir, pero que, evidentemente, no es mía, sino que muchos otros han dicho anteriormente.

O finalmente, también podría darse el supuesto que voy y digo que “el Marx de juventud tiene más dependencias idealistas que el Marx maduro” y luego resulta que van y me dicen que estoy plagiando (¡Cielos!) a Althousser sin citarlo. Y como hay gente muy puntillosa, conviene matizar de entrada que ignoro en qué tipo de impostación se ha pillado a la ministra, porque según la que sea, las consideraciones pueden ser muy variables.

En cualquier caso, no es este el problema que aquí nos ocupa, porque sería un problema académico, y aquí no se trata de esto. Si lo fuera, la mitad de las cátedras universitarias españolas de cualquier especialidad estarían en falso. Y quizás me quede corto. No, el problema aquí es que la señora Schavan era la ministra de educación de la Repúbica Federal de Alemania, y esto le da un matíz de corrupción política al tema que es frente al cual los anticuerpos político-culturales hispanos actúan con una contundencia definitiva.

Nuestros políticos pueden estar muy tranquilos. Nadie les acusará de haber plagiado a nadie en sus tesis doctorales. Para empezar, porque apenas hay doctores en la política. Para qué se iban a molestar en algo que les robaría un tiempo precioso en sus carreras dentro del partido. Además, está mal visto aquí pasar por un intelectual. Y es por ello  que no sólo no hay doctores, sino que en general tampoco han abundado recientemente los licenciados. Pensemos por ejemplo en Cataluña y en cómo estaba el tema de los responsables educativos con el aún reciente tripartito.

La máxima autoridad catalana, el President de la Generalitat, José Montilla, no tenía ninguna titulación universitaria. Concluyó sus estudios de bachillerato nocturno –que luego él mismo se encargó de suprimir- y se puso a hacer carrera en el partido. La segunda autoridad, el President del Parlament de Catalunya, Ernest Benach, también concluyó su vida académica con el COU. Las malas lenguas cuentan que llegó a 3º de 1º en la Facultad de Medicina de Reus, un extremo, éste, que ignoro. Otro que se dedicó a hacer carrera dentro del partido. Pero es que para acabar de cerrar el círculo, el máximo responsable directo de la educación en Cataluña mientras estos dos individuos ocupaban sendos cargos, era el inefable Ernest Maragall, Conseller d’Educació. También sin ninguna titulación universitaria, aunque eso sí, ése decía que era economista y analista informático. Tomaba sus precauciones: no decia ni licenciado en económicas ni en informática. Y hablo de polítiocos catalanes, si hablara de los españoles, multiplíquese por el coeficiente de población y aplíquese el resultado.

Parece lógico que ninguno de ellos debió preocuparse en ningún momento de que les pasara algo como a la ministra de educación alemana. Ni a ellos ni a tantos otros de sus colegas. Además, aquí si alguna vez son licenciados en algo, es siempre en derecho o en economía; gente pragmática donde las haya, que no se preocupan por una cita plagiada de más o de menos Nada de filósofos y cosas raras de ésas. En eso, al menos, estamos de suerte. ¿Verdad?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada