dissabte, 17 de gener de 2015

APOSTILLA A «MOROS Y CRISTIANOS»



Sólo como apostilla a las entregas sobre “Moros y Cristianos”. Y en referencia a alguna objeción que se me ha planteado. El problema fundamental del musulmán no es de fe, a diferencia del cristiano (de hoy). Y ello no implica que por ello ambos, cristianismo y mahometismo, dejen de ser metafísicamente mellizos. Problema de fe lo es, en todo caso, el que tiene el cristiano de hoy en día, en una sociedad secularizada, donde fe es la sublimación de la duda, que no su negación.

Pero no es un problema para el musulmán, como tampoco lo era para el cristiano del siglo XI que se iba a las Cruzadas a cambio de indulgencias. Porque cuando la religión lo permea todo, el problema no es creer, sino obedecer. Lo que puede ser o requerir  «fe» para un cristiano del siglo XXI, era costumbre y ley en el XI, o sea, «ethos» o «mos» -en sus sentidos originarios no tematizados, en griego o en latín, respectivamente-, y «nomos». La fe como problema o duda es casi intelectualmente implanteable en una teocracia como las del siglo XI, o en todo caso algo subsidiario e irrelevante, ya sea en el islam o en la cristiandad. Y a diferencia del cristiano, sigue sin serlo para el musulmán del siglo XI.
Es sin duda un planteamiento muy sociologista, pero la fe no sólo es abordable desde el psicologismo, y menos si estamos hablando de un modelo teocrático. En este sentido, el yihadista no se convierte a una fe, sino que se adscribe a una norma, a un nomos.

4 comentaris:

  1. Me ha interesado mucho lo que dices en tu blog sobre ”Moros y cristianos”. Estoy básicamente de acuerdo con tu análisis y me parecen acertadas tus reflexiones. Hay sin embargo un punto que me causa perplejidad. Me refiero al inicio mismo de tu reflexión, cuando afirmas que
    “Las exigencias metafísicas y teológicas del Islam son más o menos las mismas que las del Cristianismo. Y este «más o menos» no refiere a diferencias significativas”
    No pretendo debatir sobre lo que hay que entender por metafísica, aunque quizá sería necesario. Se ha dicho que hay o ha habido Facultades de Filosofía dedicadas casi exclusivamente a negar que exista una metafísica... Más modestamente sólo quiero hacerte algún comentario sobre lo que afirmas.
    Es posible que mi conocimiento sobre teología islámica sea muy limitado. Me parece sin embargo abusivo afirmar que coincide con el Cristianismo en exigencias teológicas, ignorando sin más la Teología Trinitaria cristiana. Si no yerro, el Islam rechaza cualquier especulación intelectual sobre el ser divino, cualquier afirmación sobre Dios, más allá del “solo Dios es dios...”, y acusa al cristianismo de ser politeísta por atreverse a hablar de la esencia divina y distinguir tres Personas divinas. Para un cristiano un poco ilustrado, en cambio, la teología elaborada por la patrística (sobre todo Agustin) y por la escolástica es irrenunciable. Corresponde no al intento imposible de “comprender” a Dios sino a la afirmación de su infinitud y a la revelación, a través de inescrutables indicios, de su unicidad y, a la vez, de su trinidad personal. “Vera et Una Trinitas, Una et Summa Deitas”. La noción cristiana de persona, la posibilidad de decir que Dios es amor, etc. están ligados a ello, tienen un profundísimo sentido y fundamento en esa concepción.
    Por lo que sé, la coincidencia con la concepción islámica no va más allá del absoluto monoteísmo y de la afirmación de Dios como creador. Ignoro o no recuerdo ahora si Averroes o Avicena (por citar los nombres que sé situar) piensan o escriben algún tratado “De Deo creator” pero creo que abominarían de cualquier idea sobre el “De Deo Uno et Trino”. Es falso por tanto, o una simplificación abusiva, decir que las exigencias teológicas son más o menos las mismas en el Islam que en el Cristianismo, y que las diferencias son “poco significativas”
    Comprendo que esta precisión no está explícitamente en la mente de un creyente común (la famosa fe del carbonero...), o eso puede parecer. Sin embargo hasta un carbonero cristiano sabe que hay un solo Dios sin que le repugne hablar de Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¿Se contradice? Si, claro..., en pura lógica de términos, pero eso no debe preocuparle. Andamos unos diciendo –pensando?- a cada paso de la liturgia y piedad personal “En el nombre del Padre, del Hijo....” y otros simplemente que “Alá es grande”, sin profundizar más. Siempre ha sido así, pero más ahora en tiempos de tanta zafiedad y papanatismo mediático intelectualoide, por decirlo de alguna manera. Pero para quien habla de teología es importante comprender al menos el papel central y profundo que la doctrina trinitaria tiene en el canon católico, y que esta temática llena la reflexión teológica de los primeros siglos cristianos y es una diferencia muy significativa. Por ello mismo he cedido al impulso de escribirte estas líneas. No para ilustrarte o corregirte, puesto que tu sabes mucho, sino porqué sé que ni tu ni quienes leen habitualmente tu blog tenemos nada de ignorantes o papanatas.
    No quiero robarte más tiempo. Si te parece que estoy equivocado te agradeceré me digas sucintamente lo que piensas sobre ello. En cualquier caso apreciaré mucho cualquier precisión tuya. Aparte de lo que te expongo me parece sumamente acertado e interesante casi todo lo que afirmas y me ha sido muy útil para reflexionar sobre la situación actual. Concretamente, me temo que tienes razón cuando dices que. el integrismo es “inherente a la naturaleza de la religión islámica”. Que Dios Uno y Trino nos ampare.
    Un abrazo
    Alberto

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estimado Albert, no te falta razón en tu objeción a eso de "las exigencias metafísicas y teológicas...", aunque pienso, con franqueza, que a mi tampoco. Está claro que, para empezar, tal vez debería haber matizado que no utilizo el término metafísica en su sentido tematizado o disciplinar, y lo mismo para lo de "teológico". No podría porque, en rigor, en el islam no hay teología -y de su metafísica, bueno...-, o al menos no la hay como en el cristianismo, ello en la medida que se agota en su acto fundante con la prohibición expresa de insistir sobre ello. Ahora bien...

      A lo que yo me refería con esta afirmación es básicamente al monoteísmo, al creacionismo, al universalismo... que comparten y que en tantos aspectos beben una misma fuente: la tradición judaica. Luego, posteriormente, el cristianismo desarrollará una teología y una metafísica. En el primer caso, se inspirará en el judaísmo, pero también en los cultos mistéricos -condición de la posibilidad de la figura de Jesucristo como Dios hecho hombre, algo absolutamente ajeno, tanto al islamismo como al judaísmo-. En el segundo caso, tratando de remontarse a los griegos, pero en realidad más al neoplatonismo (San Agustín) que a Platón. Lo de Aristóteles y la Escolástica es muy posterior, siglo XIII, y no hemos de olvidar que Santo Tomás de Aquino fue acusado en vida de aristotélico y averroísta, pues éste fue una de las principales fuentes de su aristotelismo -algo, pues, compartirían-. Y, por cierto, tuvo que responder de ello ante el Santo Oficio. Cierto, Averroes no habla de ninguna Trinidad, y su idea de Dios se asemeja más al motor inmóvil aristotélico que al teísmo cristiano. En este sentido al menos, Averroes pudiera caracterizarse por un deísmo activo. Bastaría entonces, y perdón por la simpleza, cambiar de deísmo activo a teísmo activo para estar de lleno en el islam. Pero esto tendría que pensarlo mejor...

      En definitiva, a lo que yo me refería era al islamismo, y también, sí, y al cristianismo como contrapunto, pero fundamentalmente al islam como problema actual, tratando de remarcar su diferentes trayectorias y evolución. Y en este sentido creo que la diferencia no radica tanto en sus axiomas o verdades fundantes -digámoslo así-, sino en los diferentes recorridos históricos que seguirán a partir de los imperativos que la realidad irá imponiendo. El cristianismo tendrá que convencer antes de vencer, el islam no; el cristianismo empezará su expansión y arraigo bajo persecuciones; el islam justo al revés. Quizás por esto el cristianismo necesitará desarrollar una teología y evocar a los griegos, mientras que el islam no (y si acaso lo hizo, fue efímero y fracasado).

      En cualquier caso, y volviendo a tu interesante aportación, que quede claro que no pretendía banalizar las diferencias, que ciertamente las hay, anteriores a toda teología, entre los principios fundantes del cristianismo y del islam, però sí he de decir también que, metodológicamente y en función de mi objetivo, , dichas diferencias no me parecen significativas, en la medida que no explican los diferentes recorridos históricos de uno y de otro, sino que, al menos según mi criterio, se explican mucho mejor desde sus respectivas contextualizaciones históricas. Por eso hay teología en el cristianismo y no la hay en el islam. Y en lo de metafísica, siempre hay alguna subyacente, siempre. Y si alguien dice aquello de "yo de metafísica, paso". Bueno, pues no es que pase, sólo tal metafísica es muy mala.
      Muchas gracias por tu interesante aportación y bienvenido a "Vora la Platja"

      Elimina
    2. Amigo Xavier,
      Si te refiere solo al monoteísmo, creacionismo y universalismo, ciertamente las diferencias no parecen notables, aunque habría que matizar muchas cosas. Pero con ello ello sugieres que el cristianismo se constituye solo a partir de la teologia y la metafísica. Tengo para mi, en cambio, que desde las mismas páginas del Evangelio se comunica ya una metafísica y se habla no sólo de monoteísmo. Si atiendes a tu metodología y a tu objetivo en tu post, tienes toda la razón pero me parece que es muy limitado a la hora de hablar de lo significativo del cristianismo y exigiría otra perspectiva. En fin, que suscribo lo que dices pero me quedo con las ganas de ser capaz de precisar muchas cosas. No tengo ahora el ánimo ni el tiempo de reflexionar y leer sobre ello pero me propongo hacerlo un día y poder seguir charlando contigo. De momento queda lo dicho y lo que me has hecho descubrir con tus reflexiones, que te agradezco. Un abrazo

      Elimina
    3. Seguiremos charlando, claro que sí. Un abrazo.

      Elimina