dissabte, 25 d’octubre de 2014

SUERTE QUE NOS QUEDA GREGORIO MORÁN


"(...) Y así tenemos lo que podríamos llamar la paradoja catalana: los que por principio deberían defender los pisoteados derechos de los parados, de la sanidad, de los barrios abandonados, de la libertad de expresión… son los más fieros defensores de una independencia que manejarán los amos."
 
En cualquier otro país, Gregorio Morán sería un periodista estrella y referente de opinión. Aquí no. Quizás porque el poder se ha erigido en juez y parte a la vez que, y no por casualidad, los medios le han cogido el gusto a ejercer el viejo oficio de sicofante. Hoy, "libertad de expresión" significa opinar de acuerdo con las directrices de un poder que se ha erigido en árbitro de una "democracia" corrompida, tan zafia como arteramente, por este mismo poder que debería velar por ella. Lo de Zola y su J'accuse queda muy lejos. Son tiempos neotribales, los nuestros. Afortunadamente, nos queda Gregorio Morán.
 
 
El link con su artículo de hoy completo, AQUÍ

4 comentaris:

  1. El amigo Morán se deja llevar, creo, por pulsiones marxistas algo tronadas. Los viejos reduccionismos a veces casan muy mal con el rigor. Las clases altas catalanes, sus élites económicas y financieras, no son muy partidarias que digamos del porceso soberanista catalán: el círculo ecuestre, la alta burguesia, La Caixa, Gas Natural, Abertis, los clientes de Cuatrecases, etc son profundamente españolistas, es más; comparten mesa, mantel, empresas y negocios desde los tiempos de los tiempos. Por un poner, desde tiempos de Cambó, el cual anhelaba poder ir a Burgos a tomar chocolate con churros en la mesa camilla de Franco los domingos. No nos engañemos, que el topicazo seudo marxista no nos haga más ciegos todavía. La burguesía catalana y la española -¿existe una burguesía española o se trata de una tropa de burócratas y exfuncionarios investidos de liberales a golpe de Boe? van muy unidas de la mano, desde tiempo inmemoriales. La liberación de Catalunya significará también liberarse de esa caterva de sinvergüenzas y sanguijuelas. Alguien de izquierdas no pueda pasar por lato una cosa tan evidente.

    ResponElimina
  2. El problema no es que algo no sirva porque "huela" a marxista, sino su grado de adecuación a la realidad, lo diga un marxista o un arzobispo. No sé si a usted le cabrá alguna duda sobre quiénes iban a gestionar una hipotética Cataluña independiente, a mí desde luego que no. Y le aseguro que no serían las CUP. Tampoco algo tan evidente debería pasársele por alto a alguien de izquierdas.

    ResponElimina
  3. Es curioso las críticas que se le hacen a este artículo. Casi todos le disputan la propiedad de la verdad cosa que no deberían hacer porque estoy seguro que Gregorio Moran lo tiene claro esta está en manos de los que le hacen la crítica. Por eso ninguno se cuestiona alguna de las afirmaciones substanciales del articulo: Es falso que no ser independentista este mal visto en la Cataluña democrática actual. De hecho los “Moros”(moros no en sentido peyorativo sino en el sentido originario del termino) que se declaran independentistas no lo hacen por este motivo sino porque les surgen los genes independentistas que heredaron cuando sus antepasados estuvieron por estos lares. Por eso Artur como premio a su activación genética y para incentivar el sentimiento catalán tan profundo que les ha surgido va ha introducir la enseñanza del islam y del árabe y el tamazig en la escuela, en horario lectivo o extraescolar. No os escandalicéis por el incremento del gasto que esto va a suponer, sale más barato y es menos peligroso para la clase dominante que mejorar la calidad de la enseñanza. El único problema que puede surgir es para el negocio que hay montado entorno a la Moreneta porque estos ya sabemos son contrarios a las imágenes.
    “Lo más llamativo de la situación que vivimos en Catalunya es la desaparición de la izquierda…sindicatos, auténticos sustentos del poder hasta grados insospechados.” ¿Alguien lo duda?
    “¿En qué se diferencia Convergència de la CUP, por ejemplo? En nada que sea fundamental, porque para ambas en este momento el objetivo es el mismo, la independencia; lo demás es letra pequeña.”
    “Y así tenemos lo que podríamos llamar la paradoja catalana: los que por principio deberían defender los pisoteados derechos de los parados, de la sanidad, de los barrios abandonados, de la libertad de expresión… son los más fieros defensores de una independencia que manejarán los amos.”
    Esto, puedo entender que duela, pero ¿desde cuando la izquierda ha ido cogida de la mano con la derecha? ¿ O ha luchado para crear estados? O hemos olvidado que el concepto de estado es un concepto de derechas. En cambio el de solidaridad si que es de izquierdas. Se puede ser idealista pero, a estas alturas, el que no sepa que tener un “estado” que se ha de regir con las reglas que ha establecido la clase dominante no beneficiará en nada a la clase trabajadora es tonto. Y a mi que se me pida que apoye a los idealistas, vale, pero estoy harto de seguir a los tontos que siguen el juego de los listos que dirigen nuestras vidas con la promesa de que en ese nuevo estado se ataran los perros con longaniza. Vamos que los capitalistas catalanes son tontos y van a permitir una constitución en la que se regalen los perros y la longaniza. Y ya puestos el pa amb tomaca.



    ResponElimina