diumenge, 5 d’octubre de 2014

EN EL DÍA INTERNACIONAL DEL DOCENTE



Desde el año 2008, en que lo implantó la UNESCO, el 5 de octubre es el día mundial de los docentes. El lema de este año es “¡Invertir en el futuro, invertir en los docentes!”. La idea que se pretende transmitir con ello aparece meridianamente clara, los docentes, en sus distintos niveles desde  Primaria y Secundaria hasta la Universidad, son los encargados de llevar a cabo la transmisión a las nuevas generaciones de los conocimientos que constituyen el acervo cultural e intelectual de la sociedad. Y que una sociedad que no cuide su sistema educativo, está descuidando su futuro. Algo que, por cierto, no parece que tengan demasiado presente los poderes y las distintas administraciones educativas españolas o catalanas. Basta con echarle un vistazo al reciente informe sobre los salarios de los docentes, o en dónde se han cebado con especial saña en los recortes educativos, para percatarse de ello.

También la función docente se encuentra hoy en día más que cuestionada desde posiciones que, amparándose ya sea en los planteamientos de ciertas teorías pedagógicas o, más recientemente, en la irrupción de las nuevas tecnologías, han llegado incluso, en sus manifestaciones más extremas, a plantear la prescindibilidad de la figura del docente o, como mínimo, su reconversión a otras funciones, más o menos asistenciales o residuales. Un planteamiento en mi opinión perverso e intelectualmente ramplón, sin que ello implique por mi parte el menor rechazo a la utilización de las nuevas tecnologías en aquello en que su uso pueda tener de positivo como instrumento, pero no como finalidad en sí, como parece plantearse a veces.
                                      El artículo completo AQUÍ

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada