dijous, 14 de gener de 2016

UN RASTA EN EL PARLAMENTO



Mucha crítica sañuda he detectado en los medios convencionales de todo pelaje por la presencia de «rastas», «bebés», «bikers», «perroflautas» y demás fauna indeseable, en algo tan venerable como el Congreso de los Diputados, con motivo de la inauguración de la temporada legislativa. Que «si se han perdido las formas…», que si «vaya charanga» y demás lindezas. Pues bien, discrepo.

Y discrepo no porque piense que estuviera bien que alguna diputada de buen ver, si la hubiere, cosa que ignoro, se presentara en tan sacra cámara en negligée como única indumentaria; no, no por eso, sino por algo mucho más prosaico: el hábito no hace al monje. Porque de monjes tunos y monjas tunas con votos perpetuos, no por ello menos mutables, ya vamos asaz sobrados.

Además, resulta que un servidor ha pasado sus horas en dos parlamentos, concretamente el español y el catalán, y ha podido hacerse una cierta composición de sus actividades fundamentales, así como de su funcionalidad (entiéndase malinowskianamente). Vas allí por faena y te atienden, más o menos desganados, según el caso. Te advierten que en unos cinco o diez minutos, deberán ausentarse de la reunión para «ir a votar». La señal es el timbre que suena para convocar a los dilectos representantes del pueblo que están, los menos, atendiendo audiencias de latosos ciudadanos más o menos rebotados, los más, en el bar hablando de «sus» cosas. Suena la corneta y todos al hemiciclo… a votar (¿qué y en qué sentido?: lo que diga el jefe, ellos, ellas, ni idea). Podría contar más, pero no lo haré… para no extenderme.

Al poco tiempo (siempre te dejan conectado el televisor con la retransmisión de la sesión), regresan cada uno a sus quehaceres, unos al bar, otros a la reunión con la esperanza de que aquellos pesados se abran ya. Total, entonces, si sólo es para apretar un botoncito ¿Por qué no lo iban a hacer el rasta o el bebé? Igual de bien, sin duda alguna. Porque entre los de traje y las de vestido chaqueta, también se equivocan a veces; pero no porque no les hayan dicho qué tenían que votar o disientan, no… se equivocan de botón.
Si algún día el rasta yerra el sentido de su voto, se dirá que iba «fumao»; si lo hace el del traje, que se «confundió» traspuesto. Como aquella canción, creo que de Jarcha: «ese vino que al pobre emborracha y al señorito intoxica». Pero a ver, si total ¡sólo han de apretar un botón!. Así que, para lo que han de hacer ¿qué más da cómo vistan o a qué peluquero frecuenten? La verdad, nada. Porque si todo es pura fachada, al menos que cada cual vaya con la suya.

4 comentaris:

  1. Enhorabuena por tan acertado comentario, querido Xavier. Un acierto. Cansados vamos ya muchos de comprobar que los peores delincuentes se embozan en traje y corbata, gomina y sonrisa falsa como moneda de varias caras. A mí me ha parecido muy bien que estos señores hayan ido al parlamento tal y como son, sencillamente porque durante la campaña electoral usaron exactamente los mismos vestuarios y la gente les votó por lo que eran y cómo eran. Así que ahora no deberían traicionar la confianza de quienes les votamos. No como otros que para pedir los votos se disfrazan de lo que no son (ni por lo más remoto), se humillan bailando grotescamente, hacen el payaso sobre una bici o sobre un sofá, o se suben a un globo. Lo dicho, excelente reflexión. Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es que hay cosas que indignan. ¿A qué viene ahora tanto fingimiento con ribetes de agraviada solemnidad? Mira, cuando comparecí en el Parlamento catalán para explicar la posición del sindicato frente a la LEC -la infausta Llei d'Educació de Catalunya-,y mientras esperaba mi turno, hace de esto ya unos siete u ocho años, me dediqué a observar qué hacían los representantes del pueblo mientras Inger Enkvist, que fue la penúltima, presentaba su ponencia. Los había en estado hipnagógico, otros mandándose sms y pendientes del móvil; una diputada del PSC -la tenía justo delante- se dedicaba a enviarles a otras diputadas allí presentes las fotos de su bebé desde el portátil. Hubiera podido traerlo también y se hubiera ahorrado los envíos... En fin. De todas las visitas a parlamentos, sólo recuerdo dos casos en que fui atendido lo que yo entiendo por correctamente y sin que pareciera un simple paripé. Fue por parte de ICV -el equivalente a IU-, y del PP. ¡Ah!, y también, justo es reconocerlo, la reciente exconsejera cuando estaba en la bancada de la oposición. En el resto de ocasiones, con los mismos partidos o cualquier otro, teatrillo de aficionados. Y del Parlamento español, mejor dejarlo correr. Un saludo.

      Elimina
  2. El problema, Don Xavier, no es la rasta, ni la corbata; el problema es si debajo no hay nada. Si en realidad van desnudos.

    ResponElimina
  3. Por esta vez estamos de acuerdo, camarada Molotov. Eso hay que celebrarlo.

    ResponElimina