dijous, 4 de setembre de 2014

EL ÚLTIMO APUÑALAMIENTO DEL GENERAL PRIM


 
 
Las recientes «revelaciones» sobre las causas de la muerte del general Prim, a partir de las autopsias que se han practicado sobre su cadáver, en lugar de contribuir a un mayor esclarecimiento de tan brumoso magnicidio, han tenido precisamente un efecto contrario: oscurecerlo aún más.

Hasta hace muy poco, los enigmas sobre la muerte de Prim se habían centrado en las autorías intelectuales y materiales que, respectivamente, urdieron y llevaron a cabo el atentado que acabó con su vida. Como Julio César, muchos siglos antes, o como Kennedy, casi un siglo después, nadie en su sano juicio dudó, desde un primer momento,  que se trataba de un poderoso complot en el cual, como dijo en su momento Valle-Inclán, más bien parecía que algunas pistas estuvieran allí con la intención de desviar y confundir a los investigadores. Pero nadie hasta ahora había puesto en duda el relato de los tres días que van del 27 de diciembre de 1870, en que sufrió el atentando, a las 19:30h en la calle del Turco, hasta la noche del 30, en que murió. Ahora, en cambio, sí.

Según la versión oficial, Prim llegó a su casa herido de gravedad, pero no mortalmente, en el hombro izquierdo y en la mano, y subió las escaleras por su propio pie. Al tercer día, la infección de las heridas produjo los accesos febriles como consecuencia de los cuales murió.  Se ha hablado de una posible mala praxis médica, que no habría sabido evitar la septicemia. Cuando, ante el evidente deterioro del enfermo, el secretario de Prim llamó al prestigioso Dr. Sánchez Toca, su diagnóstico fue lapidario: “Me trae usted a ver un cadáver”. Eran las 16:30h del 30 de diciembre. Pocas horas después, Prim fallecía.
Esta versión ha sido cuestionada por algunos de los que  han participado en las autopsias. Dichas nuevas versiones son, básicamente, tres.
 
(Publicado en Catalunyavanguardista) EL RESTO DEL ARTÍCULO AQUÍ

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada