divendres, 16 de maig de 2014

ANECDOTARIO PEDABÓBICO (16-05-2014)


ARQUÍMEDES ERA COMO UN NIÑO


Esta vez fue en un programa de la televisión autonómica, al final del cual traté, ingenuamente, de rebatirle a una conspicua dirigente de los movimientos de renovación pedagógica catalanes, gloria educativa patria y venerable anciana progre, algunas de las sandeces que había evacuado durante el programa. 

Cuando le dije que una de las características del género humano es la capacidad de transmitir los conocimientos y habilidades adquiridos de unas generaciones a otras, que esta era precisamente la función primordial de la institución escolar y que ello nos ahorraba tener que descubrir por nuestra cuenta el principio de Arquímedes o el teorema de Pitágoras, me  replicó -lo prometo, textualmente- "¿El principio de Arquímedes? ¿No es aquello de la pelota en la bañera?... Esto los niños lo descubren solos"

Sin comentarios.


2 comentaris:

  1. ¡Qué barbaridad¡ ¡Qué niños tan listos conocía esta señora¡. ¿Por qué será que los niños de los pedabobos siempre son tan inteligentes y los de los profesores no? Ah, ya lo tengo: los pedabobos transmiten su conocimiento, y el de toda la humanidad, a través de campos energéticos que recorren agujeros de gusano... pero esto es física cuántica y no lo váis a entender vosotros... o es pseudociencia... no estoy segura.

    Enhorabuena, Xavier

    ResponElimina
  2. La sátira es innecesaria cuando la realidad alcanza tales cotas de surrealismo. Está claro que no hace falta satirizar a esos dirigentes, basta citar verbatim lo que dicen. Es triste pensar que si dicen esas cosas es porque creen que los demás son tan estúpidos como ellos; es decir, probablemente obran de buena fe. Y tiene su lógica: ellos han llegado a donde han llegado con poco más que sectarismo y cara dura.

    ResponElimina