dilluns, 4 de juliol de 2016

En busca del sorpasso perdido



Como si del Arca o del tiempo perdido se tratara, andan ahora en Podemos metidos de lleno en la tarea de desentrañar el porqué del último fracaso electoral. Tal vez la primera lección que deberían extraer sea que no hicieron bien los deberes y que los politólogos también pueden equivocarse. Claro que como lo de los deberes no les va, o al menos esto es lo que se infiere del hecho que apostaran por suprimirlos en la escuela, acaso no busquen por tales pagos. «Hay que ser más humildes», les espetaba aquel cura porteño a sus feligreses en el sermón dominical, previniéndoles contra su idiosincrática petulancia. «Haced como Jesucristo: pudo haber nacido en Buenos Aires, pero no quiso», les aconsejaba.

A medida que las llamadas ciencias sociales se van desprendiendo progresivamente de sus dependencias filosóficas, muy especialmente en los curricula universitarios, donde la Filosofía o no está ni se la espera, o simplemente se trivializa hasta límites académicamente aberrantes, cada vez se tiende más a considerarlas unas nuevas ciencias exactas –apelativo que ni los matemáticos aceptan hoy para su disciplina-, y luego, claro, pasa lo que pasa.

Que todo un profesor universitario como Pablo Iglesias no hace ni siete meses le recomendara públicamente a su contrincante, en un debate electoral televisado, «La Ética de la Razón Pura» (sic), de un tal Kant, sin pestañear ni autocorregirse, demuestra que fue algo más que un mero lapsus linguae. Y no mejora precisamente la cosa que el gazapo surgiera  porque el otro candidato –el ciudadano Ribera- acabara de afirmar que Kant era para él un referente ineludible, admitiendo a continuación –ante la inoportuna pregunta de un estudiante- no sólo que no había leído nada de este autor, sino manifestándose incapaz de citar, siquiera de memoria, algún título suyo, y que ante tal bochorno, Iglesias se ofreciera amablemente a recomendarle «bibliografía». Ahora ambos andan a la búsqueda de una respuesta «científica» que explique su reciente fracaso…

Si carecemos de la menor idea sobre la fundamentación de conocimientos cuyas aplicaciones utilizamos a diario, corremos el riesgo certero de incurrir, tarde o temprano, en una fetichización, si no sacralización, de lo que es un simple instrumento. Dicho en otros términos, a la manera de Hegel, si en el templo del conocimiento no hay un sanctasanctórum, cualquier santo puede acabar encumbrado en Dios, y esto, pese a los estragos que ha causado el politeísmo católico, sigue siendo idolatría; en términos epistemológicos, también. Y esto es lo que les pasa a estos chicos.

Ahora buscan con ahínco acertar en qué erraron, pero lo buscan en el manual de instrucciones de uso, para saber cuál fue el paso que no siguieron correctamente según dicho manual. La posibilidad de un error conceptual de fondo, previo al manual e inherente a él, no se les pasa por la cabeza ni por asomo. Y éste es un error de nivel de abstracción superior a cualquier otro de instrumentalización práctica que puedan eventualmente haber cometido.

Quizás porque el error de base sea de comprensión, no de descripción. El clamoroso bluf de las encuestas, por ejemplo, no se puede solo describir, sino que previamente requiere ser comprendido. Ímproba tarea tienen por delante, tendrán que estudiar mucho antes. Y hacer deberes. Es lo que hay.

2 comentaris:

  1. Los deberes, Xavier, los deberes, que aquí ya ha calado muy hondo el logsiano dislate de que se pueden obtener buenos resultados sin tomarse la molestia de hacer bien las cosas. Vas a decir que siempre estoy con el mismo rollo, pero... El gran error de Iglesias: descolgarse el 21 de diciembre con que para él era inexcusable el referéndum en Cataluña. Eso le habrá hecho perder unos cuantos votos, te lo dice uno de los que dejaron de votarle. Y ahora sale el cisma de PSC, verás lo que le va a pasar al PSOE (por si fuera poco lo que le ha pasado ya), otro que no se entera de que el no taparse los oídos ante los cantos de sirena del separatismo es letal. Lo último: ¿cómo son tan listos en el PSC de volver a mostrar veleidades separatistas después de lo del brexit? ¿Es que no han sabido interpretar este ejemplo concreto de que ese tipo de planteamientos no tienen sentido? Estos también tienen un buen cerro de deberes que hacer.

    ResponElimina
  2. Hoy mismo afirma Gregorio Luri que los estudios según los cuales los deberes no sirven para nada se basan en opiniones de alumnos. Creo que poco hay que añadir a esto.

    Lo de Podemos... bueno, no estoy seguro que el referéndum haya sido su gran error, aunque puede que sí su inexcusabilidad e inmediatez. En todo caso, este y otros errores no serían sino la proyección de deficiencias de planteamiento más profundas, como intento explicar brevemente en la entrega. Y lo del PSC, es que no tiene arreglo... Un abrazo, Guachimán.

    ResponElimina