dimarts, 26 de novembre de 2013

PREDICANDO SIN EL EJEMPLO



Ahora que parece finalmente que el famoso impuesto sobre las operaciones bancarias lo van a tener las Autonomías -o las autonosuyas, claro-, ya no está tan claro que con este impuesto, la Generalitat de Cataluña, evite robar una paga extra a los funcionarios. Es decir, primero resulta que Cataluña era la única autonomía que para el 2014 iba a confiscar una paga extra entera a los funcionarios. Y eso, cómo no, era culpa de Madrid porque no les dejaba gestionar este impuesto taumatúrgico. Se llenaron la boca asegurando que si les cedían el impuesto, no robarían la paga extra a los funcionarios. Ahora que les dan el impuesto, sin embargo, y por lo tanto deberían cumplir lo prometido, ya no está tan claro.

Pero lo más interesante es lo que se ha publicado recientemente sobre los sueldos de los políticos de la Generalitat y de sus altos cargos. Resulta que la autonomía más endeudada y la que más se ha cebado con los recortes, es la que mejor paga a sus políticos y altos cargos. Una auténtica obscenidad. En realidad, ellos son la obscenidad. Austeros recortadores de los sueldos de los otros, pero los suyos, ahí ya es harina de otro costal: a lo grande y sin recortes siquiera simbólicos. Cada día estoy más convencido que una Cataluña independiente sería una cleptocracia compulsiva.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada