dimarts, 17 de juny de 2014

¿QUIÉN TEME A PABLO IGLESIAS?


La saña con que determinados medios de la derecha montaraz se están cebando con el líder de PODEMOS, Pablo Iglesias, con la inescrupulosa utilización del torticerismo informativo más abyecto incorporada, la verdad es que da que pensar. Y hasta hace que un personaje como Pablo Iglesias, que en principio no le parece a uno sino la expresión más prístina de esa izquierda anti ilustrada, neocristiana milenarista y étnica, más próxima a la doctrina social de la Iglesia que a una reformulación seria y alternativa del modelo de gestión económico, acabe cayendo bien ante la vesania que se está vertiendo contra él. ¿Es eso lo que pretenden?

En principio, uno comparte la tesis, bastante difundida, según la cual PODEMOS es, en realidad, o puede ser, un buen negocio para el PP. La incorporación de toda la simbología de los escraches, los okupas, los anti sistema y su estética neosesentayochista así parece augurarlo. Y la importancia que le han dado, también. En realidad, me preguntaría dos cosas, la primera, si no se estará sobredimensionando un fenómeno que puede tener mucho de delicuescente; la segunda, si verdaderamente, ante el hecho de que esté siendo objeto de ataques tan furibundos como ramplones, se está pretendiendo objetivamente construir una izquierda a medida de la derecha y, en este sentido, fácilmente desacreditable ante la mayoría de la población, o si, por el contrario, tal vesania es más bien subjetiva y se corresponde a un tropismo de la derechona más casposa, es decir, a una reacción que le pide el cuerpo, y que, ante la mansedumbre de la izquierda más reciente, se había olvidado de que, pese a todo el pensamiento único, los problemas siguen ahí.

Que yo pueda pensar que, en realidad, PODEMOS sea el correlato del pensamiento único no tiene aquí la menor importancia, porque de lo que estamos hablando es de la percepción que de ello tiene la derecha. En resumen, tengo la impresión que han visto en PODEMOS a la anti España rediviva, y que esto les aterra más que cualquier otra cosa, incluso que el independentismo del pobre Mas. Porque ya sabemos que aquello de “antes una España roja que rota” es puro teatrillo; una milonga detrás de la cual se agazapa la permanencia de un orden económico y social concretos. Que la izquierda se haya olvidado de Marx no implica que los intereses de la derecha hayan cambiado. Y si para mantener un determinado status quo hay que cuartear la patria, pues la cuartean y punto.

Pero sí, el nerviosismo ante el aparente auge de PODEMOS es evidente entre ciertos sectores. Ya digo, ignoro si es objetivo o subjetivo, pero haberlo, lo hay.

Ayer, sin ir más lejos, fui testigo de esta campaña anti imagen orquestada contra Pablo Iglesias, en uno de estos nauseabundos programas de tertulia de una cadena ligada a uno de los rotativos con más difusión del país. Un programa de esos que uno en principio miraba de vez en cuando por el interés antropológico que le despertaban –algún día escribiré un libro que se llamará “Antropología de la derechona”-, pero que ahora, tras la irrupción de PODEMOS, trascienden lo meramente antropológico para adquirir evidente interés político, a la vez que indicativos de una bajeza moral propia de gañanes y unas prácticas periodísticas simplemente repugnantes.

El programa en cuestión consistió en les declaraciones y entrevista, alternados con los rasgados de vestiduras de rigor por parte de los tertulianos, a una pobre infeliz, supuesta ex alumna de Pablo Iglesias, cuyo nombre no se dio –se la llamó, simplemente, María- y cuyo rostro permaneció oculto en todo momento –era una entrevista en la calle-, por miedo a las represalias de su ex profesor, considerado ya de entrada peligrosamente vengativo. En realidad, lo único que vimos de la tal María fue su «pechonalidad». Lo que decía de él no tenía el menor interés, los tópicos de siempre. Lo que sí tuvo interés, en mi opinión, es el montaje del programa, que merece ciertamente pasar a la historia universal de la infamia como exponente del periodismo tendencioso más cutre y abyecto.

Cierto que hace ya un tiempo que vienen metiéndose con Pablo Iglesias, cuya meteórica carrera política se inició, por cierto, haciendo de tertuliano en programas como este. Pero hasta ahora se habían metido más en lo ideológico, que si Chávez, que si Cuba, que si bolivariano, que si defensor de los ayatolás iraníes… Ayer, en cambio, la cosa pasó ya a la desacreditación profesional como docente universitario.  Que favorece a los alumnos correligionarios suyos, la peor de las acusaciones. Y lo que no se puede admitir es la cutrez de unas difamaciones sin la menor garantía de fiabilidad, proferidas desde una prácticas profesionales hediondas y, lo peor de todo, que las acusaciones que se vertían contra él son, con las honrosas excepciones de rigor, práctica común entre el profesorado universitario de toda laya y jaez.

Lo dicho ¿Quién teme a Pablo Iglesias?

28 comentaris:

  1. Me pasa lo que a ti, Xavier, que al final me va a caer hasta bien. En realidad, no me cae demasiado bien y también soy de los que piensan que es el mejor fichaje del PP para las próximas elecciones. Sin embargo, me hace mucha gracia la manera tan furibunda con la que algunos medios, que supuestamente deberían estar contentos con el descalabro socialista, que parece no tener fin, están casi acosando al tal Iglesias. Y me hace gracia, por qué no decirlo, cómo se defiende el tipo, con calma y media sonrisa. Yo no me lo creo pero, desde un punto de vista superficial, que no ideológico, se defiende muy bien (ojo, con unos contrincantes que no dan para mucho y que se lo pondrían "a huevo" a cualquiera que tuviera dos dedos de frente y un mínimo de oratoria). Respecto a las posibilidades que planteas, yo me inclino por pensar que se trata de una reacción desde la víscera porque si fuera un poco, siquiera un poco, racional, creo que se podrían encontrar argumentos de sobra para desmontar algunos de los postulados de lo que alguien ha redefinido como "Posemos". Sin embargo, está claro que prefieren atacar otras cuestiones que poco tienen que ver con lo político. Salvando las distancias, hoy me llegaba una noticia en la se criticaba a Leticia Ortiz por haber abortado, por sus andanzas sexuales en Mejico y cosas parecidas. Nivelazo, vaya, como si no hubiera, también aquí, argumentos para defender la república o atacar la monarquía. Un abrazo y muy buena entrada, como siempre.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias Alberto. Por mi parte, creo que el mayor problema de entre los muchos de esa gente, es su inquina constitutiva: Se mueven or el tropismo del odio.
      Un saludo.

      Elimina
  2. Nada nuevo, Xavier. Cuando se recortó en educación y a los docentes, como a los demás empleados públicos, nos bajaron el sueldo, en esos programas se inició una bochornosa campaña de desprestigio contra los profesores en la que se dijeron cosas como las que ahora se dicen en particular de Iglesias. La calidad intelectual de algunos de quienes le critican queda clara al ver que uno de los argumentos más sólidos es "la coleta".
    Mi opinión sobre las ideas políticas de Iglesias, Monedero y compañía no puede ser más desfavorable. Sin embargo, me resultaría inexplicable que, con la que está cayendo, no haya mucha gente que se apunte a lo antisistema.
    Como persona, sin saber casi nada de él, Iglesias no me cae nada mal: parece honesto y convencido de lo que dice,algo que se puede decir de muuy pocos políticos. Su trayectoria, que incluye una licenciatura, una tesis doctoral y aprobar una oposición, muy por encima de casi toda la cúpula de los partidos que han gobernado.
    Parece ser que en los debates en la tele, que son los que le han hecho conocido por la mayoría, está al nivel de los mejores de entre los participantes, y eso molesta, que ese melenudo le plante cara a gente de bien, vestida como Dios manda.
    Pues si quiere meterse en política, es lo que hay, le va a caer de todo y más. Me extrañaría que le pille de sorpresa.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, eso de que tenga una licenciatura, un doctorado y unas oposiciones debe dolerle a más de uno y de una. Una cosa es cierta, él no ha hecho carrera de partido.

      Elimina
    2. Bueno, yo no dudo de la honestidad de Pablo Iglesias. No lo conozco y, además, no ha tenido tiempo de demostrar si es honesto o no. Pero tampoco sé si su nivel es muy alto o simplemente está muy por encima del nivel medio del político español. Es verdad que es licenciado y tiene una tesis, pero tal y como está, parece, la universidad, esto tampoco garantiza nada. En cuanto a la oposición, yo creo que no ha ganado ninguna. Me parece que es profesor interino a tiempo parcial. Bueno, ahora es eurodiputado. Por lo demás, estoy de acuerdo.

      Elimina
  3. Lo razonable dentro de unas pautas democráticas hubiera sido asumir que Podemos y su líder han sido respaldados por unos votantes y tratarlos con el respeto debido a un adversario político. Todos estos desbarres que estamos viendo demuestran que buena parte de nuestros políticos y periodistas ni son razonables ni son democráticos. Eso favorece a Podemos. Te digo una cosa: si me dieran a elegir entre un gobierno de Podemos y otro del PP, me quedaba sin vacilar con el de Podemos, aun con todas las incógnitas que arrastra. Lo del PP es demasiado conocido e inadmisible.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bienvenido a "Vora la plajta", Guachimán. El gran problema de este país es sin duda la falta de cultura democrática. Al "otro" no se le rebate, simplemente se le machaca. Me recuerda a aquel entrenador argentino, Bilardo, gritándole a un jugador suyo que se estaba preocupando por la lesión de un rival: "Pisalo viejo, pisalo, al enemigo ni agua".

      Elimina
  4. Me preocupa que las cosas estén así, en lo público y en lo privado. Las tertulias que tan de moda están no hacen sino de platós tipo Operación Triunfo pero al modo pseudointelectual que tanto viste y ocupa o en el mejor de los casos, de plató de lanzamiento de futuribles, como el caso del tal Pablo Iglesias. El problema no es suyo,forma parte del club de los más avispados donde comparte ilusión junto a Albert Rivera, Pablo Iglesias o Madina, pues están en el deber de labrarse un futuro, el drama es la inexistencia total del talento en cualquier dimensión social, pero en lo privado, señores míos debería regir otra conducta, ni que fuera por la dignidad que la intimidad confiere. Y en ello he querido reparar, en el "nosotros". Si la opinión pública no es capaz de plantar cara a las plataformas de lanzamiento de cachorros con ganas de morder, financiados con dinero público en algunos casos y con lamentables anunciantes por otros, el debate lo dirigen ellos. Y a callar. Por cierto, menuda campaña le están haciendo a Iglesias, si yo fuera él les ficharía de think tank.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Una cosa es el bajo nivel de la mayoría de tertulianos, periodistas, políticos y ciudadanos, de acuerdo. Pero no deberíamos olvidar que si las "elites" manifiestan tales "nivelazos", es problemático pensar que la ciudadanía no les vaya a la zaga. En cierto modo, me recuerda aquel chiste que, con motivo de las Malvinas, preguntaba por las diferencias entre Argentina e Inglaterra. La diferencia consistía en que Inglaterra era un país con sesenta millones de tontos gobernados por cuatro listos (por cierto, de acuerdo con las tesis del inglés Walter Bahegod), mientras que Argentina eran treinta millones de listos mandados por cuatro tontos. Bromas aparte, tal vez el primer supuesto pueda ser verosímil, pero el segundo no, y de esto es de lo que estábamos hablando. Así que, a apechugar.

      Luego está lo que, estimada Carmina Mismo, comentas sobre las "plataformas de lanzamiento de cachorros con ganas de morder". A ver, una cosa es el bajo nivel que puedan tener, y otra muy distinta que se esté produciendo un inevitable relevo generacional -como el que amagó Ricardito Costa en el PP valenciano-. ¿O qué era en su época Felipe González sino un cachorro con ganas de "morder", en el sentido mexicano del término, que ha acabado con el apodo de "Copito de Nieve"? ¿O el mismo Fraga Iribarne diez años antes? ¿O Suárez? ¿O tantos otros?

      ¿Qué los de ahora son mucho más ramplones? Puede, es más, lo aseguraría, pero es que la sociedad del "conocimiento" también lo es (mucho más ramplona). Pero eso, en todo caso, es culpa de la LOGSE, no del relevo generacional. Y ahora no voy a hablar de la LOGSE, claro que no... Otro día quizás.
      Un saludo, Carmina.

      Elimina
    2. Por desgracia la estupidez humana no parte de la Logse, ojalá fuera así pues tendría remedio. Y contestándole con citas le copio un par de la autobiografía de John Stuart Mill a propósito del tema que nos ocupa, "entre comillas":

      "Tan grande era la confianza de mi padre en la influencia de la razón sobre el espíritu de la Humanidad, siempre que le es permitido alcanzarlo, que le parecía que todo estaba ganado si el pueblo entero aprendiera a leer, si se pudieran exponer a todos toda clase de opiniones de palabra y por escrito y si mediante el sufragio pudiera el pueblo designar una Cámara para hacer efectivas las opiniones por él adoptadas"

      Y prosigue unos párrafos más allá:

      "En lo que pensábamos principalmente era en modificar la opinión de las gentes, hacerles fundar sus creencias en razonamientos y saber cuál es su verdadero interés, que, una vez conocido, defenderían unos contra otros mediante el arma de la opinión".

      Fracasaron ya en el siglo XIX, anterior a la Logse.

      Elimina
  5. Leed esto que vale la pena: http://www.elmundotoday.com/2014/06/el-pais-revela-que-pablo-iglesias-cobro-de-su-madre-de-los-10-a-los-24-anos/

    ResponElimina
    Respostes
    1. Para ser justos, la verdad es que lo que de verdad dice El País (http://politica.elpais.com/politica/2014/06/17/actualidad/1403039351_862188.html) sobre la financiación de la fundación en la que está Iglesias por parte de Venezuela no tiene muy buena pinta.
      ¿Qué diríamos si alguien del PP hubiese obtenido similar financiación por parte de EEUU para su fundación?
      ¿Nos parecería sincera su defensa del gobierno de EEUU una vez hubiésemos descubierto aquella financiación?
      ¿No nos parecería algo menos auténtica su anunciada renuncia a parte del sueldo de eurodiputado sabiendo que se han embolsado una pasta de Chávez? ¿Encontraríamos sincera la asociación con el 15M de alguien cuya fundación ha ingresado ese dinero? ¿Cuántos no habrían dicho que mientras que en Venezuela, digo EEUU, muchos malviven, los asesores vinculados a Podemos cobraban como si vendiesen la Verdad Revelada? ¿No habríamos óido la pregunta de qué parte del capitalismo dicen los de Podemos que les disgusta?.
      Y ojo, que es El País, no El Mundo, ni ABC, La Razón. ¿O es que El País, como critica a Podemos, ya es parte de la caverna mediática?

      Elimina
  6. Hombre, para ser justos, lo que El País (y no El Mundo, ni el ABC, ni La Razón, ni libertad digital) dice es esto
    http://politica.elpais.com/politica/2014/06/17/actualidad/1403039351_862188.html

    Y lo que ya es mucho pedir es que tenga que parecer bien que Iglesias y Podemos hayan hecho lo que si se dice de alguien del PP o del PSOE nos parecería muy mal. Porque si alguien del PSOE o el PP por un lado se manifiesta con los indignados del 15M, denuncia la corrupción generalizada y dice que va a renunciar a buena parte del sueldo de eurodiputado, pero luego descubrimos que habían cobrado un pastizal de, digamos, el gobierno de un país que no nos caiga muy simpático, por ejemplo, EEUU, entonces ¿qué diríamos?.

    Y si de lo que se trata es de decir que también El País es sospechoso de formar parte de la caverna mediática, entonces sería mejor que nos den una lista de qué medios podemos leer, o mejor, directamente, que nos digan qué se puede pensar y qué no.

    O si el quid es que los EEUU son los malos y Venezuela son los buenos, entonces tienen que explicarme varias cosas. La primera, por qué los buenos venden petróleo a los malos. La segunda, por qué no terminamos antes y nos confiesan que se
    trata de fé, de creer en la Verdad Revelada.

    ResponElimina
    Respostes
    1. A ver, no quisiera que al final pareciera que yo haya hecho una apología de Pablo Iglesias; nada de eso. Pero sí he de decir que lo de "El País" no me extraña; exactamente por la misma razón que los más enconados críticos del rey abdicado procedían de las trincheras de "El Mundo". Siempre hay que preguntarse aquello del "Qui Podest". Otra cosa es que nos preguntemos si es un tema de fideísmo, y en este sentido, creo haber dejado bastante claro que pienso que sí. En mi opinión, la neoizquierda actual no es sino milenarismo cristiano secularizado y pasado por Rousseau.
      Saludos.

      Elimina
    2. Hace poco leí una viñeta (qué pena no haberla guardado) en la que unos médicos intentaban reanimar al periódico (me refiero a El País), diciendo: "¡rápido, está perdiendo mucho periodismo!"

      Elimina
    3. Xavier,
      No, si a mi me pasa lo mismo; por un lado veo los pseudoargumentos que se usan para atacar a Iglesias y dan asco, pero eso no quiere decir que me guste un pelo ni el individuo ni los pseudoargumentos que él y los suyos usan, por ejemplo, para justificar la pseudodemocracia venezolana, de la que maman. En ambos casos la víctima es la lógica, y en ambos casos nos toman por tontos.
      Lo de esa neoizquierda que dices es sindéresis tomista, que diría D. Gregorio. Saben lo que es bueno y lo que no, a los demás nos queda creer al modo fideista, como dices, sin que la razón nos vaya a confundir, que ya nos lo dan pensado, para eso doctores tiene la izquierda.

      Alberto,
      Yo desde hace tiempo ojeo, aunque tenga prisa, siempre varios periódicos de diferentes tendencias. El "progre" siempre es El País. Pero tengo que ver también o ABC o El Mundo; si no, veo sólo media realidad. Hace tiempo, durante unos meses, miraba Público, e incluso entraba en en algún blog. Lo he dejado, salvo cuando quiero recordarme a mi mismo lo que es cierta izquierda, que hace cosa de una semana recordaba que queda sitio libre en Paracuellos.

      Elimina
    4. Sí, a muchos nos está pasando lo mismo. De acuerdo en lo de la sindéresis tomista que apuntaba el siempre lúcido D.Gregorio ¿Como no? es de una evidencia clamorosa. Y es precisamente esto lo que más rechazo me produce, más aún que sus plantemientos ramplones.

      Pero tampoco podemos ingorar que es un fenómeno que se correponde a algo que ocurre en nuestra sociedad, a un determinado estado de cosas que no encaja en el dictado de la realidad por decreto que se nos ha adminsitrado desde una ideología que pretende pasar por no serlo. Y pretender ignorar esto simplemente demonizándo y/o remitiéndo a tópicos lo que no nos gusta, simplemente porque no encaja, es también sindéresis tomista.
      Un saludo.

      Elimina
    5. Así es, que el comunismo ha fracasado no es razón para no intentar cambiar esta "cosa" que tenemos, sobre todo ahora que la crisis ha demostrado cómo puede dejar tirada a una parte enorme de la población

      Elimina
    6. A Bacon: yo he intentado hacer lo mismo y he llegado a una conclusión parecida.

      Elimina
  7. Para que vea usted, Sr. Massó, la severa y crítica ausencia de pensamiento que existe por doquier le copio un comentario del blog de Santiago González que un tal Oñacino (debe ser guipuzcoano y pro corona de Castilla, vaya tomando nota) le fusila textualmente de su post. Ni siquiera se ha tomado la molestia de colocar unas simples comillas ni mucho menos de citar la fuente de donde ha hecho el corta y pega. A esto me refiero, la no solo lpatética capacidad de pensamiento individual, que es el único posible, sino la absoluta desfachatez con que "los opinadores" se atribuyen ideas ajenas (pocas que hay y además fusiladas). En mis tiempos de profesora esto hubiera sido visto como un delito. Vea, vea:

    Oñacino dijo:
    Martes, 17 junio 2014 en 8:27 pm
    No se me enfaden, pero la saña con que determinados medios de la derecha montaraz se están cebando con el líder de PODEMOS, Pablo Iglesias, con la inescrupulosa utilización del torticerismo informativo más abyecto, la verdad es que da que pensar. Y hasta hace que un personaje como Pablo Iglesias, que en principio no le parece a uno sino la expresión más prístina de esa izquierda neocristiana milenarista, más próxima a la doctrina social de la Iglesia que a una reformulación seria y alternativa del modelo de gestión económico, acabe cayendo bien ante la vesania que se está vertiendo contra él.

    ResponElimina
  8. El link: http://santiagonzalez.wordpress.com/2014/06/17/tampoco-estan-mal-las-gruas-pablo-iglesias-o-la-hoguera/#comments

    ResponElimina
  9. Muchas gracias, Carmina, por la información que me aporta. Efectivamente, en el blog de Santiago González : http://santiagonzalez.wordpress.com/2014/06/17/tampoco-estan-mal-las-gruas-pablo-iglesias-o-la-hoguera/#comments

    aparecen, no sólo el texto del tal Oñacino que usted reproduce, sino algunos más. Parece ser que alguien se dio cuenta, un tal "Maradentro" y afirma que, o yo mismo soy el "troll", o el tal Oñacino lo ha copiado íntegro de mi blog. Obviamente, la respuesta correcta es la segunda. Ni va conmigo reproducir mis propios textos con otros nombres -sin citarlos- por estos bloggermundos de Dios, ni, por cierto, había entrado nunca en este blog hasta ayer, sin que reparara en los pegados textuales de fragmentos de mi post "¿Quién teme a Pablo Iglesias?" ni en el enlace donde se relaciona el texto completo, dejando en el aire -lógicamente, entiendo- si sería yo mismo o alguien que me plagió. Y como no pienso que un hecho tan irrelevante merezca una respuesta en forma de "post", vayan aquí mismo mis desmentidos y aclaraciones:

    1) Si alguien quiere plagiar, allá él. En todo caso es su problema, no el mío. Otra cosa es la opinión que me merezca.
    2) No es el autor del blog, Santiago González, quien se apropia de fragmentos de mi texto, sino un anónimo participante en el foro de discusión del post del autor.
    3) No he intervenido jamás en el blog referenciado, ni en nombre propio, ni bajo pseudónimo.

    Pues eso.

    ResponElimina
  10. La ola

    http://elpais.com/elpais/2014/06/13/opinion/1402669397_082667.html

    ResponElimina
  11. La descripción blanda, levemente condescendiente de Podemos, no se compadece con las evidencias, bastante numerosas para el que quiera verlas, de su verdadera naturaleza. Un ejemplo más, complemento del enlace que acabo de mandar all magnifico artículo de Elorza, sería esta noticia, que pone las cosas en su contexto, que no es precisamente, el de las tertulias en las TV, sino el de la intimidación y el matonismo de baja intensidad.


    http://elpais.com/diario/2008/02/23/sociedad/1203721201_850215.html

    Creo que es fundamental, para hablar del tema, que ahora nos ocupa y entretiene, el leer las entradas aparecidas en el blog de Santiago Gonzalez, desde el primer momento, sobre el personaje. El video del boicot a Rosa Diez, que puede encontrarse en el mencionado blog, y otra versión que aparece en alguno de los comentarios, donde se aprecia todo con mayor claridad, no dejan lugar a muchas dudas.

    Me da la impresión, habría que cotejar fechas y argumentos para asegurarlo rotundamente, que la "derecha montaraz" va a remolque en sus críticas de las que se encuentran en este blog y en medios y periodistas afines, nada ultramontanos por otro lado. Los medios más derechistas se limitan a reproducirla y a exagerar el fenómeno, entre otras cosas, como una forma de asegurarse la atención de sus lectores y vender algún que otro periódico, que la cosa está muy chunga.





    ResponElimina
    Respostes
    1. Sin duda, sin duda alguna. Y añado, no hay matonismo de baja intensidad, sino simplemente matonismo, su intensidad depende del contexto y de la gradación que permita, sin más. Pero es que todo esto no tiene nada que ver con lo que yo intenté describir. A la vista de las circunstancias, no tendré más remedio que dar una respuesta filosófica, con perdón. Eso sí, para tranquilidad dentro de un orden, prometo no citar ni a Hegel ni a Marx.

      Elimina
    2. Tiene usted toda la razón. Solo atacando la espina dorsal de los medios se puede alertar a la maltrecha opinión pública para su formación ciudadana. Eso sí podemos.

      Elimina
  12. Hola: He leído este artículo sobre Pablo Iglesias, y el siguiente relacionado con Podemos. Solo quería aportar una sospecha propia, después de pasarme por el facebook de Podemos y ver muchas de las publicaciones. Allí el "Quién teme a Pablo Iglesias" puesto de diferentes maneras es un slógan que enardece a los seguidores, votantes, y cuidadores de que ese "miedo" se manifieste hasta el hartazgo, con el subsiguiente "Ladran luego cabalmos". Las difamaciones repetidas una y otra vez, siempre las mismas, serían facilmente desmontadas, pero no lo hacen, las promesas de denuncia, son éso, promesas. Es fácil denunciar y presentar el documento. Los ataques personales a Pablo Iglesias, son pueriles, y los llevan a cabo con una incoherencia absoluta. Creo que ese tipo de pamplinas, jamás se hubieran convertido en "bombazos" si no es porque a Podemos le interesa. No juzgo la ética o la conveniencia de esta estrategia, imaginada por mí, pero es que también me parece que todo el mundo está viéndolo no como producto de voluntades por ambas partes, sino como si la cosa fuera mucho más real de lo que es. A Pablo Iglesias no creo que le tema mucha gente. La pregunta sería ¿Quién teme al pueblo descontento, que no conoce mas objetivo que el ir contra lo corrupto, sin distinguir bien que la corrupción es el suelo que pisamos. En Podemos hay círculos xenófobos, monárquicos hasta el fanatismo, círculos de guadia civiles y policia...un pupurrí desconcertante, que asustaría al mismo Pablo Iglesias, si por casaulidad fuera honesto.
    Un cordial saludo
    Mar

    ResponElimina
  13. Es muy posible que tengas razón. En cierto modo, y tratando de ponerme en el punto de vista de quienes están vertiendo ataques tan furibundos contra esta nueva formación, quizás lo que haya detrás sea la necesidad subjetiva de tener un enemigo de verdad, y que estos ataques no sean sino el reconocimiento de este antagonismos, el reconocimiento del otro en su negación. Algo que ya no pueden hacer con el PSOE ni, en cierto modo tampoco, con Izquierda Unida, Plural o como ese le llame en su periódico mutar nominal. A lo mejor interesa que PODEMOS sea el enemigo a batir.
    Un saludo.

    ResponElimina