dissabte, 28 de juny de 2014

EL CURIOSO IMPERTINENTE, FRENTE A FRENTE



Se trata de una figura ampliamente arraigada en la tradición literaria occidental, y aun en la oriental, cuyas máximas expresiones corrieron a cargo de Boccaccio y de Cervantes. Este último le dedicó los capítulos XXXIII a XXXV de la primera parte del Quijote, a lo largo de las cuales se produce el más que conocido incidente con los cueros de vino.

Como es sabido –transijamos en que sea así- la trama del curioso impertinente consiste en una forma especial de triángulo amoroso, aquella en que el adulterio es el resultado de un forzamiento artificioso del contexto que constituye la realidad. Efectivamente, en el triángulo formado por Anselmo, Camila y Lotario, jamás los dos últimos hubieran incurrido en adulterio de no haber mediado la impertinente curiosidad del primero, obsesionado por unos celos formales que, al final, la falsificación de la realidad acaba convirtiendo en materialmente fundamentados cuando, precisamente, éste abandona toda sospecha de cuernos a la vista de la ficción urdida por los amantes de la cual ha sido testigo.
Del curioso impertinente se pueden, ciertamente, decir muchas cosas.

El artículo completo, publicado en Catalunyavanguardista, AQUÍ

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada