divendres, 4 de setembre de 2015

PALMIRA



Fue tomada y destruida por los romanos en el año 273 d.C. tras la rebelión de la reina Zenobia. Su esposo, Odenato, se había mantenido fiel a Roma. Según parece, Zenobia habría conspirado en secreto, junto al rey persa Sapor I, y no fue ajena a la derrota y captura de Valeriano, el primer emperador romano capturado por un enemigo. Zenobia, de belleza legendaria y vista por la tradición como una émula de Cleopatra, hizo asesinar a su esposo, se erigió en soberana de Palmira y se rebeló contra Roma. Fue la última gran rebelión que el Imperio Romano consiguió sofocar completamente.
De Palmira quedó la leyenda de su antiguo esplendor, y la del efímero imperio que Zenobia construyó entre los colosos romano y sasánida. En el cuadro de Schmalz, Zenobia contempla por última vez Palmira. Hoy, nosotros también la estamos contemplado por última vez. Los bárbaros que nunca se fueron, han vuelto.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada