dimecres, 22 d’abril de 2015

EN RECUERDO DE ABEL MARTÍNEZ OLIVA





Diríase que fue el profesor asesinado quien truncó la vida del alumno asesino y le convirtió en víctima al interponerse en su camino justo en el inoportuno momento en que era presa de un aislado brote psicótico. O al menos, esto es lo que cabe inferir de las vergonzantes declaraciones de la consellera d’Ensenyament, Sra. Irene Rigau, cuando ayer afirmaba que “ha mort un professor, però hi ha una gran víctima, que és el nen”. Literalmente: ha muerto un profesor, pero hay una gran víctima, que es el niño.


Una macabra inversión de la realidad, que a poco que consideráramos los hechos, y de no ser conocedores de la frivolidad que la caracteriza, nos haría dudar seriamente del equilibrio psíquico de la señora consejera, y que no parece afectarle únicamente a ella, sino también a la verdad oficial, convertida en omertà, que se decretó desde el mismo momento en que, apenas un par de horas después de los hechos, la propia consejera pusiera al claustro de profesores en primer tiempo de saludo sobre cuál iba a ser ésta, todavía con el cadáver de la víctima caliente en el mismo lugar donde cayó.

(Publicado en Catalunyavanguardista. El resto del artículo AQUÍ)

10 comentaris:

  1. Dilluns em vaig quedar sense paraules. Gràcies per parlar clar.

    ResponElimina
  2. La miseria moral hay que recogerla. Siempre ha sido así. Siempre ha sido que es poco más lo que se puede hacer. Lo sabemos. Es la diferencia entre tener vergüenza o no tenerla.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Una diferencia que marca la diferencia, con perdón de la redundancia.

      Elimina
  3. Esa señora ya ha dado muchas muestras de su abyección, este episodio es una más, y muy grande, por cierto. Otra cosa: la explicación del brote psicótico, que la señora Rigau fue una más de las personas que la defendieron sin demasiado fundamento, a cada dato nuevo que sale se vuelve más dudosa. Veremos. Tú y yo hemos hablado alguna vez del parecido cada vez mayor que hay entre la corrección política y la Inquisición.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Cierto, Guachimán, la corrección política se ha convertido en una forma de autocensura vigilada con celo por estos nuevos inquisidores. Creo que fue Kierkegaard el que dijo que si no vives como piensas acabarás pensando como vives. Hoy habría que introducir una variante: si no vives como piensas, ni siquiera podrás pensar cómo vives. Un saludo.

      Elimina
  4. Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  5. Totalment d'acord. Tenim un "Sistema Educatiu" que no és ni educatiu ni sistema i que cada dia que passa és més semblant a un nou cercle de l'infern de Dante on els morts no tenen ni la categoria de victimes

    ResponElimina
  6. Aquesta setmana sento una profunda vergonya de ser llicenciat en psicologia i periodisme. Ambdues institucions professionals han estat, i són còmplices d'aquest silenci institucional imposat. Uns per les bestieses proferides sobre el "possible" diagnòstic de l'assassí (perquè, ho sento molt és el nom que té per molt menor que sigui- i jo sóc professor de secundària), i els mitjans fent el que se'ls mana fer, ja que tots sabem qui els subvenciona, almenys els afins al poder (llegeixi's les darreres declaracions de la Sra. Tarribas a Cat Radio).
    I per últim, haig de dir que sento encara molta més vergonya de ser militant d'Unió Democràtica de Catalunya, partit dels responsables, precisament, de les Conselleries d'Educació, Justícia i Interior. Ves per on. Si, em fa vergonya que una companya de militància, al càrrec d'una cartera tan delicada i fonamental com és l'ensenyament, tingui la gosadia d'insultar la nostra intel·ligència, pervertint la realitat d'aquesta manera. Havia sentit que les seves declaracions havien estat desafortunades.... però per l'Amor de Déu... si és el que aquí acabo de llegir literalment, com a docent i com a militant d'UDC li demano que dimiteixi.

    Jordi Borràs Gelonch
    Psicòleg/Periodista
    Professor de Secundària

    ResponElimina
  7. Gracias por decir la verdad.

    ResponElimina