dijous, 30 d’octubre de 2014

"PODEMOS" O LA FUERZA DEL SINO



Parece que la última encuesta del CIS, que todavía no se ha acabado de «cocinar», apunta hacia un irresistible crecimiento de PODEMOS, la nueva fuerza política surgida en las últimas europeas, diríase que prácticamente de la nada. Y hasta el punto que algunos incluso aventuran que podría ser la primera fuerza en intención de voto. Otros la sitúan en segundo o tercer lugar, pero siempre con márgenes muy ajustados con respecto a los dos «grandes», PP y PSOE. Un auténtico terremoto político a nivel español.

Y tampoco a nivel catalán parece que el antiguo «oasis», convertido hoy en lodazal, se libre del vendaval PODEMOS. Unos la mantienen también como primera fuerza en intención de voto, se anuncia un varapalo a CIU, incluso a ERC, y la caída al abismo del PSC y de ICV-EUiA. Otros la sitúan como segunda fuerza, por detrás de ERC y, finalmente, los más moderados le otorgan 16 o 17 diputados y el tercer o cuarto lugar. También un terremoto. Y ojo al dato, todos coinciden en que también penetra con fuerza en el País Vasco. Quizás haya que reconocerle a PODEMOS que se trata de una fuerza genuinamente española y sin exclusiones, y eso, al menos en mi opinión, sería una buena noticia.

Sin duda habrá que ver cómo se elabora todo esto en las cocinas del CIS y qué plato nos sale –ojo, estamos hablando de intención de voto-, pero parece claro que, en cualquier caso, PODEMOS irrumpe con una fuerza inusitada en toda España, sin excepciones. Es una formación netamente española y con un concepto de España distinto al apergaminado sonsonete de siempre. Y esto merece algunas reflexiones.

Ideológicamente, el espectro de PODEMOS se proyecta sobre una de las dos Españas y un sector creciente de la tercera. No afecta al PP, cuya erosión electoral es más de tipo moral que ideológico, y al cual no se le ha aparecido, por ahora, ninguna alternativa a su derecha con expectativas razonables de implantarse. Está UPyD, sí, cuyos votos en Madrid proceden más de los caladeros del PP que de los del PSOE –no así en el País Vasco-, pero está también a la baja y creo yo que se puede dar por amortizada o prácticamente. A quien inquieta y produce sudores fríos la irrupción de PODEMOS es a las clásicas formaciones de izquierda, a saber, en España, al PSOE y a IU en cualquiera de sus múltiples avatares.

También inquieta al resto en menor medida, claro, por el colapso general del sistema, que entre la crisis económica y la corrupción rampante, puede escorar a importantes sectores de población hacia la izquierda. Pero no hacia el PSOE Izquierda Unida, sino hacia PODEMOS, y con ello puede alterar el mapa político español que conocíamos desde la transición.

A la crisis se le añade el agotamiento de un bipartidismo cuyos protagonistas están corroídos hasta la médula por una corrupción sistémica rampante, sin que pase día en que no salte un nuevo escándalo. El canovismo con trajes Armani en que se resolvió la Transición y se desarrolló la democracia española está amortizado. Y la gente se ha empezado a hartar de que siempre le toque pagar el pato y, encima, le tomen el pelo.

PODEMOS es el resultado del proceso de articulación de la gente que salió a la calle o simpatizó con el movimiento del 11-N, que también se produjo en Cataluña antes de que el nacionalismo lo fagocitara, y recoge el desencanto de una buena parte de la ciudadanía, castigada por la crisis y harta de una clase política mediocre y corrupta, que ha funcionado como una casta arrogante, clientelista e incompetente. A nivel español parece bastante claro. ¿Pero y a nivel catalán?

En Cataluña no hay mayoría independentista, y buena parte de la población que se ha adscrito al independentismo en los últimos años lo ha hecho más coyunturalmente que ideológicamente. El independentismo catalán es, además, muy heterogéneo, cuando no heteróclito y, a lo sumo, pienso que puede totalizar entre un 30 y un 35% de la población. Pero hay un importante sector de población, no necesariamente absentista, que no está representado por los partidos políticos catalanes en lo oncerniente a la polémica independentismo/unionismo.

A los problemas que Cataluña comparte con el resto de España, se le añaden hoy unos cuantos de «propios»: primero, un independentismo hegemónico aupado desde los medios de comunicación públicos y privados subvencionados con dinero público y que han llegado a crear una situación que, como afirma Joan Manuel Serrat, roza la esquizofrenia; segundo, una situación particularmente deteriorada por la pésima gestión de un gobierno que no gobierna, si no es para privatizar, y cuyo único objetivo es desviar la atención hacia la independencia; y tercero, una izquierda mansa y glotona abducida por el nacionalismo y, ahora, por el independentismo.

Como en el resto de España, PODEMOS entra por la izquierda, y aquí rompe también la correlación de fuerzas, es decir, con el status quo marcado por el pujolismo. Según se desprende de lo que hasta ahora se sabe de la encuesta del CIS, PODEMOS capta una gran parte del voto tradicional de izquierda, PSC y ICV-EUiA, así como de las CUP, pero también de votantes de «Ciudadanos» que, más bien no nacionalistas catalanes que nacionalistas españoles, optarían por PODEMOS ante la progresiva derechización de esta formación y su casi conversión en una marca blanca del PP en Cataluña. El problema de «Ciudadanos» quizás no sea tanto lo que dice como lo que no dice. Pero lo más significativo es que PODEMOS arranca muchos votos de la abstención, y con ello, no sólo barre a la izquierda de toda la vida, sino que transforma el mapa político convirtiéndose en el abanderado de un sector no independentista hasta ahora huérfano de representación política. Y esto es lo que me parece más interesante.

Curiosamente, y con independencia de su programa, creo que a PODEMOS pueden confluir en Cataluña una buena parte de los sectores de población no independentistas hasta ahora no identificados con ninguna formación política o mal representados por ellas. Y por esto precisamente, su arco es tan amplio. Porque al menos desde el punto de vista de la dialéctica independentismo/unionismo, puede representar a un unionismo desacomplejado e igualmente distanciado del españolismo rancio que traspúan ciertos sectores de Ciudadanos o el PP, como del independentismo o del acomplejado nosesabebienqué tan genuino del PSC.

Porque PODEMOS es fundamentalmente, y eso nadie lo niega, una formación política española, pero al margen de su filiación izquierdista, incorpora una concepción de España que no es, ciertamente, aquella con la que están acostumbrados a lidiar los independentistas catalanes. Muy probablemente más jacobina de lo que algunos imaginan, pero a la vez integradora y conciliadora. Y ante esta concepción alternativa de España, incluso más de un independentista sobrevenido puede replantearse sus posiciones. Para mayor sollozo de algunos, claro… Estoy seguro que el independentismo cargará más inmisericordemente contra PODEMOS que contra Ciudadanos. Porque prefiere batirse con estos que con aquellos. Le aporta más réditos.
Curiosamente, PODEMOS incorpora una visión de Cataluña y España mucho más próxima a la que en su momento defendió el PSUC, y que no tuvo solución de continuidad política porque sus herederos históricos, ICV-EUiA y el PSC, se convirtieron o en unos mangantes, en unos acomplejados, o en ambas cosas. Ahora, sus direcciones se tendrían que ir a casa con lo puesto. Y aunque sólo fuera por ver la cara de huevo que se les queda, ya valdría la pena. Y por que hubiera en Cataluña una izquierda no nacionalista y a la vez no lerrouxista, también. Que buena falta hace. Otra cosa será que PODEMOS de la talla. Eso está por ver...

Sin que le CUPiera la menor duda

 
 
 
 

“Algo pasa en Cataluña si neoliberales y anticapitalistas estamos de acuerdo”

Fernández insiste en la transversalidad y permeabilidad del proceso soberanista. “Algo grave pasa en Cataluña para que los neoliberales y los anticapitalistas nos pongamos de acuerdo, para que la patronal y los sindicatos coincidan, para que los que soportamos los golpes de los Mossos d'Esquadra y los que los dirigen pensemos lo mismo.
 
Sí, chaval, sí, claro que pasa algo: te pasa algo a ti. 

dimecres, 29 d’octubre de 2014

¿DE LA PAYASADA AL MARTIROLOGIO?



Si el gobierno español no amaga y de verdad está resuelto a impedir que tenga lugar la mojiganga que se está pergeñando en Cataluña para el nueve de noviembre como metadona de la democracia, voy a tener que pensar muy en serio que, más allá de las complicidades lógicas entre derechas peninsulares igualmente corruptas, el problema de verdad es que se necesitan y, cada vez que alguno está con el agua al cuello, va el otro y le arroja el salvavidas para que se mantenga a flote. O eso o es que son tontos de baba y acabarán haciendo pasar a Mas por «astuto», lo cual, dicho sea de paso, tendría más mérito que la reconversión de Platón en un amanuense previo del cristianismo llevada a cabo por la Patrística.

Porque el ridículo de la charanga del 9-N es tan evidente, y su desprestigio y el de sus organizadores, más allá de los beocios enfervorizados, tan monumental, que lo más inteligente es dejar que se resuelva en su grotesca inanidad… y lo más estúpido, prohibirlo. Porque la transmutación de la carnavalada en un nuevo agravio que añadir al martirologio pasa necesariamente por su prohibición.  Y porque es falso que no se pueda prohibir algo que no es nada; sí se puede, sólo que al hacerlo, se convierte en algo. Y de eso es de lo que no se trata… ¿O sí?
Aunque, bien mirado, puede que de la misma manera que unos necesitan que prosiga el espectáculo a toda costa para que, mientras tanto, el escándalo de "los Pujol" se vaya diluyendo, a los otros les viene también que ni pintado darles mecha para así poner en sordina los "tarjetones black" y la recientemente iniciada "cuarta guerra púnica". 
La cosa va por barrios, ya se sabe. Pero eso sí, en el objetivo coinciden. Lo importante es mantener al personal entretenido y espuriamente soliviantado, para evitar que se soliviante de verdad. Que por cierto, ya va siendo hora.


dimarts, 28 d’octubre de 2014

CORRUPCIÓN Y TENTACIÓN



Si algo está equitativa y generosamente repartido en este país es sin duda el porcentaje de sinvergüenzas y de corruptos. Nadie puede quejarse de deficitario. Y todos con unos índices de competitividad homologables con los de la famosa cueva de Alí-Babá.

En plena eclosión de la Tangentópolis italiana, hace ya muchos años, el periodista Indro Montanelli se quejaba amargamente de la incompetencia que iba  incorporada a la corrupción de la clase política. Buen conocedor de la historia como era, nos recordaba que la corrupción, de una u otra forma, había existido siempre en Italia como una especie de fatalidad, pero la característica del momento era precisamente la incompetencia que se añadía ahora a las seculares corruptelas. El glorioso cónsul Mario de la Roma republicana se había agenciado muy probablemente en torno a la mitad del fastuoso botín que aportó de sus campañas en Asia. Y su sobrino Julio César no le fue a la zaga en las Galias… Corrupción, nos recordaba, la hubo siempre.
 
Publicado en Catalunya Vanguardista. El artículo completo AQUÍ


dissabte, 25 d’octubre de 2014

SUERTE QUE NOS QUEDA GREGORIO MORÁN


"(...) Y así tenemos lo que podríamos llamar la paradoja catalana: los que por principio deberían defender los pisoteados derechos de los parados, de la sanidad, de los barrios abandonados, de la libertad de expresión… son los más fieros defensores de una independencia que manejarán los amos."
 
En cualquier otro país, Gregorio Morán sería un periodista estrella y referente de opinión. Aquí no. Quizás porque el poder se ha erigido en juez y parte a la vez que, y no por casualidad, los medios le han cogido el gusto a ejercer el viejo oficio de sicofante. Hoy, "libertad de expresión" significa opinar de acuerdo con las directrices de un poder que se ha erigido en árbitro de una "democracia" corrompida, tan zafia como arteramente, por este mismo poder que debería velar por ella. Lo de Zola y su J'accuse queda muy lejos. Son tiempos neotribales, los nuestros. Afortunadamente, nos queda Gregorio Morán.
 
 
El link con su artículo de hoy completo, AQUÍ

dilluns, 20 d’octubre de 2014

JUGANDO AL "GALLINA"

 
 

Se trata de un juego que, en cualquiera de sus múltiples variantes, el vencedor lo es necesariamente porque sus competidores se han echado para atrás. De lo contrario no hay vencedor porque todos cascan. Tal cual.
Una de sus primeras versiones está, como no podía ser de otra manera, en la Ilíada. En la carrera de carros que se celebra durante los funerales en honor de Patroclo, cuyo vencedor fue Diómedes. En el giro hizo estrellarse a Menelao, que no se atrevió a ir por todas. De haberlo hecho, ambos se hubieran estrellado. Otras versiones hablan de la carrera desbocada de carros hacia un desfiladero angosto por el que sólo puede pasar uno. Si el otro no cede, caen ambos.
La versión moderna consiste en dos participantes conduciendo sus respectivos vehículos en dirección al otro. El primero que se desvía para no colisionar es el gallina. James Dean y sus colegas lo hacían en Rebelde sin causa bajo otra variante: la carrera es en dirección hacia un precipicio. Gana la carrera aquél que consigue detener el coche más cerca del acantilado. Pero si no hay «gallina» y todos pisan fuerte, puede ocurrir que alguno se despeñe por el acantilado, como efectivamente ocurre.
No es cosa de tomárselo a broma. El juego del gallina ha sido objeto de estudio por parte de la Teoría de Juegos y constituye un modelo que contrasta con el del dilema del prisionero.
Estos últimos días estamos asistiendo en Cataluña a una nueva versión del juego del «gallina» a cargo de los líderes políticos de la «consulta». Eso sí, con ribetes que lo convierten en un «gallina» de vuelo gallináceo, como decía Pla y con perdón de la redundancia. Aunque puede que no sea una redundancia, sino más bien una tautología, a poco que reparemos en los «jugadores». Además, la posible matriz de pagos de esta variante catalana se me antoja surrealista. Hasta puede que algún supuesto jugador no lo sea en realidad.
Porque aquí las reglas del juego están algo alteradas y las variables de cooperación o no-cooperación resultan algo «borrosas». Todos están esperando que alguno se eche para atrás para, a su vez, detenerse también sólo un poco más allá. Pero si no lo hace nadie, los demás tampoco pueden detenerse. Conclusión: alguno ha de cascar. Porque en esta variante, no hay premio, pero sí castigo: el primero que se desmarque, a los leones.
Tanta astucia, tanta solemnidad, tanto boato, y resulta que están jugando al «gallina». El resultado: una mojiganga. 

LA FILOSOFÍA PERDIDA


CONFERENCIA PRONUNCIADA EN LEÓN, EL 17 DE OCTUBRE DE 2014, EN EL MARCO DE LAS JORNADAS SOBRE EDUCACIÓN "SABERES IGNORADOS Y EXPERIMENTOS EDUCATIVOS", ORGANIZADAS POR ASPES-CL (SPES)
 
El texto completo de la conferencia AQUÍ
 
 

dilluns, 13 d’octubre de 2014

SALVAR AL SALDADO MAS



El acoso al líder de ERC, Oriol Junqueras, acaba de empezar. Pero, ojo al dato, que no es moco de pavo, quien lo está llevando a cabo no es el gobierno español o el PP, sino el partido del poder en Cataluña, CDC. El pistoletazo de salida lo dio el Sr. Mas el sábado en Manresa, cuando recordó que el enemigo es España, que no se confundan algunos. Y que no se enfrasquen en discusiones sobre un quítame allá esos diputados. Así que si el “procés” se va al traste, no será por culpa suya, sino de los desagradecidos amamantados por nodrizas a cargo del patrimonio familiar. Objetivo de la misión: la supervivencia de Mas y de Convergencia.

Políticamente hablando, Mas es un saldo, una baratija gastada que nadie en sus cabales compraría ni en el más cutre de los bazares habidos y por haber. Pero quiere seguir en el escaparate de la Boutique como artículo exclusivo de diseño. A cuatro años de su acceso a la presidencia de la Generalitat y a dos de las elecciones anticipadas en que perdió una docena de diputados, al Sr. Mas ya sólo le queda una carta por jugar si no quiere acabar en un todo a cien. El 9-N se acerca y ya todo el mundo sabe que no habrá referéndum. Sólo su «astucia» jugándose el resto a todo o nada le puede salvar: concurrir en elecciones anticipadas como cabeza de una lista independentista unitaria en la cual participarían su propio partido –CDC-, ERC, «independientes» advenedizos más o menos paniaguados y, tal vez, no está claro, UDC, el partido de Duran hasta ahora está federado con Convergencia en CIU.

Las encuestas anuncian la caída en picado de CIU y el ascenso de ERC. En realidad, la sangría convergente es un trasvase del voto nacionalista hacia ERC, que sería el partido más votado en Cataluña. Son varios los factores que inciden en este escenario. Convergencia nunca fue, al menos abiertamente, un partido independentista. Pero el mantra de la independencia agitado por Mas ha tenido como resultado, para su sorpresa, que las bases y el electorado del otrora pal de paller del nacionalismo catalán despertaran de su sueño autonomista y se hayan pasado al independentismo azuzados por la propia CDC, prefiriendo el original independentista a la copia sobrevenida. Se podría resumir así: si CDC juega a ERC, gana ERC.

A su vez, y a lo largo de los últimos dos años, Mas ha dependido del voto de ERC, dándose la paradójica situación, inédita en los anales del parlamentarismo europeo occidental, que el jefe de la oposición sea a su vez el socio del gobierno sin formar parte de él. Y Mas y su partido se han desgastado y caído en picado por méritos propios, con sus tropelías privatizadoras, sus impopulares y sañudos recortes, sus corruptelas, su incompetencia y su clientelismo. Mientras tanto ERC, haciendo la vista gorda y aparentando preocuparse sólo por el referéndum y la independencia, seguía creciendo en intención de voto hasta convertirse en mayoritario según las encuestas.

Un buen negocio para ERC… hasta ahora; porque estando ya claro que no habrá consulta el 9-N y ante la perspectiva de unas nuevas elecciones anticipadas en las que iba a hundirse en la miseria, Mas le reclama a Junqueras que arrime el hombro y pague su parte de la factura. ¿Cómo? Muy simple: concurriendo en una candidatura independentista unitaria que se constituiría sobre la base de la aritmética parlamentaria actual. Es decir, según el resultado de las elecciones de hace dos años y, por lo tanto, con CDC como hegemónica y Mas como candidato a la presidencia de la Generalitat. Sin duda se añadiría alguna geometría variable en forma de empesebrados sudorosos –que hay más de uno- para maquillar tan rígida aritmética de cara a la galería. Más, o Mas, de lo mismo, vamos.

Pero claro, por más patriota que sea, al bueno de Junqueras esto no le convence, porque tampoco es tonto y se da cuenta de que se la quieren meter doblada. Y este es su gran problema, porque CDC -es una cuestión de supervivencia, nada personal- no dudará en utilizar a fondo y hasta las últimas consecuencias todos sus medios y recursos, que son muchos, para conseguir su objetivo al precio que sea. Lo reitero, al precio que sea. Y ahí es donde el pobre Junqueras lo tiene mal. O como mínimo, muy difícil.

En la construcción del arco ideológico del nacionalismo catalán llevado a cabo por Pujol, ERC fue rescatada de la nada para convertirse en la avanzadilla de combate del nacionalismo; el hijo bastardo útil para ciertos menesteres que la familia legal prefería delegar y para los cuales fue debidamente cebada. La matriz de CDC aportó no exactamente «fichajes», sino lo que futbolísticamente llamaríamos «cesiones», en muchos casos con billete de vuelta abierto. Véanse si no lo emblemáticos casos de Rahola y de Colom, por citar sólo un par de ejemplos. Los hay más recientes, calculadamente ubicuos hasta que los movilice quien los manda.

Psicológicamente, además, para buena parte de la militancia de ERC, Pujol era el padre adúltero, pero comprensivo con ciertos excesos, que conservaba todo su ascendente sobre el hijo natural. Los dos tripartitos sólo rompieron este vínculo en apariencia. Porque en lo substantivo se mantuvo esta dependencia. No fueron sino un acto fallido freudiano que, ni mató al padre Pujol, ni pasó de ser una pobre teatralización de las reivindicaciones del hijo natural molesto con el reparto de las migajas de la herencia paterna. Y no creo que fueran ajenas a este complejo de subordinación buena parte de las convulsiones y crisis cíclicas que ha padecido recurrentemente ERC. Y ahí viene lo importante. Todo parecería indicar que esta situación se ha invertido, pero no pienso que sea así. En lo primordial, pienso que ERC sigue vistiendo y viviendo de prestado.

Puede parecer una afirmación algo pintoresca a la vista de cómo parecen pintar las cosas ahora mismo, con CDC en caída libre, los Pujol investigados por la Interpol y ERC llegando a hipotecar la «política» del Sr. Mas… Pero en lo fundamental, pienso que el cordón umbilical no se ha cortado. Y la presión que se está empezando a ejercer sobre Junqueras es una muestra de ello. Una presión que no se limitará a los medios paniaguados por Convergencia –todos los de Cataluña- y a sus «intelectuales» y voceros -orgánicos e inorgánicos-, sino que se extenderá también hasta la propia militancia y núcleos de poder de ERC. Que lo acaben consiguiendo o no, ya lo veremos, pero Junqueras no lo tiene nada fácil. Entre otras cosas, porque su propio puesto peligra si se resiste al gran pacto patriótico. Su remoción ya debe estar prevista en caso de emergencia en algún estado mayor que no es el que él preside.
ERC no controla los medios ni los auténticos resortes del poder en Cataluña. CDC sí. Y hay entre la militancia y compañeros de viaje de ERC mucho quintacolumnista filoconvergente que, en el fondo, concibe su estancia allí como una «colocación» provisional a la espera de más altos destinos. Y si Mas los activa, serán fieles a su amo, al menos la mayoría. Y lo tendrán todo a su favor, desde la prensa y la televisión hasta buena parte de su ingenua militancia. No es este, en mi opinión, el caso de Oriol Junqueras, pero entonces lo que habrá que ver es si controla de veras el partido que preside o si es un hombre de paja. Habrá que ver si es capaz de resistir la presión que le va a caer encima desde las más diversas y variopintas instancias o, en el caso de que no lo sea, si cede o si le echan. Porque Mas va a por todas; no tiene otra salida. Y Convergencia lo mismo. No lo tiene fácil Junqueras. El saldado quiere seguir pasando por primicia. Y muerde…. Morderá.

dissabte, 11 d’octubre de 2014

LA INCOMPETENCIA SISTÉMICA COMO AMPARO DE LA CORRUPCIÓN




Hubo un tiempo, lo prometo, en que volviendo de ciertos países uno tenía la sensación de que estaba de nuevo en el primer mundo al regresar a España. Una sensación pasajera, un espejismo, sí, porque bastaban unos pocos días para caer en la cuenta del error. Hoy ya ni eso... 

Acabamos de saber que los protocolos que se utilizan en Sierra Leona con los pacientes susceptibles de estar contaminados de Ébola no sólo son muchísimo más rigurosos que los españoles, sino que aquí ni siquiera los más relajados se cumplen. Nadie vio ni grabó a Teresa Romero quitándose el traje; y el protocolo exigía ambas cosas. Una vez fuera del hospital, la única encargada de velar por su salud era ella misma; nada, ni el menor control externo. Y cuando ante unos síntomas de alarma actúa, desde su propio hospital le indican que vaya al de Alcorcón porque "le caía más cerca". 

Y uno, claro, tendería a pensar que se las está habiendo con incompetentes y tontos de baba... Pero no es así, o no tiene por qué serlo. No soy nadie para valorar profesionalmente a Teresa Romero, pero sí puedo decir que era desde un primer momento quien se la iba a cargar cuando el sistema fallara. El problema es el eslabón que ocupa en un sistema urdido no para llevar a cabo las supuestas funciones que tiene asignadas, sino otras. Por eso es indistinto cuál sea su nivel de competencia profesional, porque cuando el sistema no funciona, lo de menos es que uno sea competente o no. Es irrelevante.

Luego, en un acto propio de macarra de la más baja estofa, va el consejero madrileño de sanidad, Javier Rodríguez, y nos dice que acaso, tal vez, pudiera ser que Teresa Romero hubiera engañado a los médicos que la atendieron en Alcorcón. Que a él no le consta, pero que podría ser y lo dice de "cosecha propia", tal cual... ¿Será cabrón? 

Intoxicad, intoxicad, que algo queda... Vamos a ver ¿No puede la máxima autoridad sanitaria madrileña saber si los médicos que la atendieron fueron "engañados" o no y, por lo tanto, si su afirmación es una insinuación o una difamación nauseabunda? Pues bien, con el mismo fundamento epistemológico que él cuando insinúa que la auxiliar pudo mentirles a los médicos, puedo yo afirmar que, aunque no lo sepa, pero lo digo de cosecha propia, como él, pudiera ser que el Sr. Rodríguez sea un ser despreciable, indigno e inmoral. Un indeseable.

O como el otro que dice que "quizás" se tocó la cara con la mano contaminada al quitarse el traje y eso la contagió. Siempre "quizás" "tal vez" "puede". Pero bueno ¿Alguien ha explicado por qué no se grabó a Teresa Romero mientras se quitaba el traje? ¿O por qué no había otra persona presente mientras tanto? Porque ambas cosas las marcaba claramente el  ya de por sí relajado protocolo... No, de eso no sabemos nada. Y no digamos ya qué mierda de protocolo médico puede permitir que alguien que ha estado en contacto con un enfermo de Ébola no esté sujeto al menor control externo y sólo dependa de sí mismo y de su propio criterio... Aunque empiezo a sospecharlo: son los pretextos, puestos ahí para que, en caso precisamente de fallo sistémico, se le pueda cargar el mochuelo al error a o la incompetencia humana, siempre en el eslabón más débil de la cadena.

La incompetencia sistémica está concebida para desviar la atención hacia supuestas incompetencias pretextadas de orden inferior, puestas allí ad hoc, que se presentan entonces como la tragedia de la fatal irresponsabilidad del factor humano. Pero no, la incompetencia es sistémica, estructural, constitutiva del sistema, y ni siquiera la ministra Mato se libra de ser ella misma un peón más en la carrera del despropósito, aunque, eso sí, saque de él más tajada que otros. Porque aunque sea legítimo que la Sra. Mato aspire a ser ministra, no es menos cierto que sólo en un país sistémicamente incompetente puede una incompetente como ella alcanzar tales responsabilidades. Y eso por no hablar de sus presuntas corrupciones conyugales ¿Cómo puede alguien afirmar que ignora que en el garaje de su casa había un Jagguar?

En los casos de incompetencia sistémica, siempre acaba pagando el pato el último eslabón de la cadena. Aquí el último eslabón fue el pobre perro Excálibur, y el penúltimo Teresa Romero. Hay que reconocer que el modelo de adjudicación de culpas por incompetencia pretextada es realmente taimado, y también que, con demasiada frecuencia, consigue sus objetivos distorsionadores de la formación de la opinión. La incompetencia sistémica vive en y del sistema, y se mueve en él como pez en el agua. Es, además, condición de la posibilidad de que pueda existir la corrupción sistémica. Y allí sí que con la iglesia hemos topado. Por eso es tan difícil combatirla.

Aunque en principio pueda parecer que son dos cosas distintas que no tienen nada que ver, lo cierto es que sólo en un sistema estructural y constitutivamente incompetente puede campar por sus reales la  corrupción, uno de cuyas últimas revelaciones ha sido el de las tarjetas negras que utilizaban los miembros del consejo de administración de Caja Madrid, desde Blesa, Rato y Spottorno, hasta los sindicaleros de UGT y CCOO. La corrupción sistémica, que es la que tenemos en todos los rincones de España, solo puede desarrollarse desde una trama de complicidades uno de cuyos requisitos sine qua non es la incompetencia sistémica, porque la primera presuposición de todas es que no se trata de hacer bien lo que se suponía que te correspondería hacer, empezando por las funciones propias de tu trabajo, porque la finalidad es otra y, consecuentemente, el objetico de la función también y en este nuevo contexto, la capacitación juega un papel secundario e irrelevante. Como los docentes que todavía se creen que su función es la transmisión de conocimientos. O los médicos que se han de ir a Europa a trabajar, mientras aquí, donde se les había formado, se los trae de Sudamérica con unas homologación de titulaciones que no pueden catalogarse sino de aberrantes. No, lo que realmente cuenta es otra cosa. Hoy el diario El País ofrece la impagable relación de todos los gastos de cada uno de estos gañanes.

El juez que metió a Blesa en la cárcel ha sido inhabilitado. Al pobre Elpidio le ha pasado como a Excálibur, fue el último de un eslabón en el cual la corrupción se ampara en la incompetencia. Blesa sigue en la calle ¿Pero qué mierda de país es este?

Entre el 11 de septiembre y el 12 de octubre, así nos luce el pelo.

dijous, 9 d’octubre de 2014

LOS NEOCARLISTONES



No es exactamente que haya que empezar a llamar a las cosas por su nombre, sino que, cada día que pasa, «la cosa» se va haciendo más acreedora al nombre que merece, que siempre retuvo y al cual nunca renunció, pero del cual públicamente abjuraba. No es el final de un proceso de metamorfosis batracia; simplemente se están quitando unos disfraces que ya les vienen estrechos después de tan largo carnaval.

Gregorio Luri enlaza hoy en su blog con el de J.L. López Bulla, histórico dirigente de CCOO en Cataluña, que interviene a propósito del linchamiento mediático al que se está sometiendo a Joaquim Brugué, el dimisionario miembro de la comisión del referéndum del 9-N. Brugué, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad, afirmó que no se dan las condiciones necesarias para que la consulta se celebrara con los mínimos requisitos democráticos exigibles al caso. Al día siguiente tuvo la «osadía» de afirmar que si viniera a Cataluña un observador, pensaría que esto es Guinea. . Eso sí, yo también me pregunto, como lo hace Jorge, cómo se ha dado cuenta ahora este señor de todo “esto”. En fin, más vale tarde que nunca…

La verdad, ignoro si hubo otras razones que impulsaran al Sr. Brugué a dimitir de su cargo dos días después del nombramiento, así como ignoro también las que le impulsaron a aceptarlo dos días antes. Claro que, ya puestos, jamás podré entender tampoco qué pinta ICV-EUiA en todo este fregado, ni en tantos otros, pero en relación a lo que ha afirmado, sí hay, como mínimo, dos cosas que veo suficientemente claras.

La verdad, sólo de imaginar que, como ahora se empieza a insinuar, la consulta la organicen las monjas airadas bajo cuyas faldas se protege el “President”, aupadas por unos cuantos alcaldes orates que no se sabe siquiera si tienen la EGB o ni “ESO”, a uno le vienen escalofríos y dan ganas de pirarse a Pernambuco. A Madrid no sé, que allí también las mismas habas las cuecen a calderadas. Si hay algo equitativamente repartido en este país, es la trilogía que constituyen la intolerancia, el fanatismo y la ignorancia. Pero, desde luego, condiciones democráticas para la celebración de la consulta no se dan. Y quién diga que sí... mejor desconfiar de él.

Y en relación a lo de Guinea, sólo cabe decir que la reacción que se ha desatado contra él le da la razón: en apenas dos días, Brugué ha abandonado Twitter debido al linchamiento mediático y amenazas recibidas a cargo de los beocios de siempre. ¡Vaya chusma! Ellos y los que los alientan.

Brugué no es el primero, ya les había pasado lo mismo a Manel Fuentes o a Raimon, por citar a los que se consideraba de «la casa» y luego resultó que no… Y a tantos otros que en su legítimo derecho a opinar, discreparon de un proyecto que no ofrece sino adhesión incondicional o exilio. Mientras tanto, por si éramos pocos, va y se pone a parir la abuela: el de la gorrita con semblante tristón anuncia que está dispuesto a participar como candidato en la lista unitaria independentista. Sí, son carlistones, cada día más… Y puede que alguna otra cosa también.

No dudo que entre los independentistas hay gente cabal y sinceramente demócrata, conozco algunos y puedo acreditarlo, pero lo cierto es que el movimiento está derivando hacia un integrismo militante y fanático que, cada vez más, no sólo recuerda a los carlistas de los que provienen, sino también a otros movimientos cuya sola mención  produce si cabe más náuseas. Y ninguno de sus líderes parece tampoco hacer nada para calmar los excesos de celo de su carne de cañón, todo lo contrario más bien. Y eso es un dato muy inquietante.
Mi enhorabuena al Sr. López Bulla por su escrito en apoyo a Joaquim Brugué, y a Gregorio Luri por haberlo colgado en su siempre magnífico blog, puesto que allí lo vi. Y ahora lo importante: ¿Dónde hay que firmar?

dimecres, 8 d’octubre de 2014

¡OH MONTORO!



A Montoro se le ha diluido la sonrisa conejil que lució en su comparecencia ante el Parlamento para explicar los progresos de Hacienda en la investigación sobre el caso de “los Pujol”. Ahora dice tener el corazón destrozado. Ha sido a la inversa que con el inolvidable gato Cheshire, que desaparecía y quedaba sólo su sonrisa; a Montoro se le fue la sonrisa, sí, pero quedó él. Una lástima.

¿Pero por qué Montoro se reía tanto hace sólo unos días y ahora no sólo no se ríe, sino que está destrozado? Montoro está triste ¿Qué tendrá Montoro? ¿Será que se refocilaba por el momio de “los Pujol”, y ahora que sus más tiernos amigos han sido pillados tirando de tarjeta negra, tal refocilo se tornó en hieles?

Siempre que se pilla a un delincuente, la autoridad competente debería, si no reírse como Montoro, sí como mínimo mostrar su satisfacción por el buen funcionamiento de los cuerpos encargados de perseguir a tanto golfo como hay por estos pagos; y por el triunfo de la justicia sobre la delincuencia. Pero ahora se trata de sus amigos, y no se ríe ¿Hubiera preferido Montoro que no los pillaran?

Porque si Montoro se reía porque al haber pillado a una familia de chorizos metidos en política que eran sus rivales, esto iba a favorecer su causa, y ahora no se ríe porque han trincado a sus amigotes, Montoro no sólo no merece ser ministro, sino que se sitúa a la misma altura moral que los Pujol, los Blesa o tantos otros que… ya son demasiados.

Y además, que cada día se esté confirmando que la corrupción entre la clase política de las Españas es sistémica, no sé a ustedes, pero a mí, sea quien sea el trincado, no me produce ninguna risa, sino más bien desazón. Algo muy distinto a la tristeza que ahora siente Montoro.
¡Montoro! ¿Por qué no haces como el gato Cheshire? A lo mejor hasta nos acabaría gustando tu sonrisa sin ti.

dimarts, 7 d’octubre de 2014

ÉBOLA: RECUPEREMOS LA VIEJA ESCUELA (Dedicado a Ricardo Rodilla, rival sindical y a la vez compañero, hombre honesto que predicaba con el ejemplo, recientemente fallecido)


En su más reciente comparecencia pública ante los media, la Sra. Mato, a la sazón ministra de sanidad, lo primero que dijo fue que estábamos ante el primer caso de Ébola contagiado en Europa, cosa que ya sabíamos; lo segundo, que no le espantaran al personal.
 
La Sra. Mato no sabe de Medicina. Cómo haya llegado a dirigir la sanidad española no es cosa que ahora importe. Yo aquí vengo a aportar soluciones en positivo, si de lo que se trata es de capear el temporal y que la "chusma" no se enardezca más de la cuenta. Pues bien, ahí va la solución política:
 
La escuela la fundó Fraga Iribarne, con un par, como no podía ser de otra manera. Cuando un avioncejo norteamericamo, allá por los sesentas, perdió "accidentalmente" una bomba atómica en las costas de Almería, el entonces ministro de información y turismo de una dictadura que lo ocultaba casi todo, menos  sus inocultables mediocridad y hedor, nuestro inefable "queimador", que tampoco sabía nada de bombas atómicas, fue a bañarse en los mares donde había caído la bomba con el embajador americano, para tranquilizar al "buen natural" del pueblo. Dando ejemplo y que no cunda el pánico; exponiéndose a las radiaciones nucleares. Él, el embajador yankee, la prensa domeñada... todos allí, aguantando mecha y eventuales afecciones. Lo repito, con un par. Si lo hacen "el ministro" y "el americano", será que no es nada. Y la cosa se calmó.
 
Por eso propongo formalmente que la Sra. Mato, en tanto que ministra de sanidad, visite personalmente a los infectados por Ébola en sus habitaciones en la Carlos III, a pecho descubierto, salvo lo que el decoro exija, sin trajes inmunizantes, que compartan desayuno ante las cámaras, que se den un beso... Todo eso. Y la gente se tranquilizará. Seguro. Y ella quedará como una ilustre émula de su mentor ideológico, y con sus mismos arrestos. Que eso no se le puede negar, Don Manuel los tenía. Lo cortés no quita lo valiente, aunque me metiera en la cárcel.
 
Coda: Había una bomba atómica, o dos, no lo recuerdo, perdidas por los mares de Almería, que ni los más sofisticados sistemas de radioposicionamiento alcanzaban a encontrar. La encontró "Paco el de la bomba", un pescador a caballo mendicante entre los puertos pesqueros de Almería y el Serrallo de Tarragona. Un auténtico GPS cuando no existían los GPSs. El Premio Nobel de Medicina de este año se ha otorgado a los "descubridores" del GPS cerebral. Enhorabuena, pero yo se lo habría dado a "Paco el de la bomba". Un modesto pescador al cual, por cierto, ni se molestaron en pagarle lo que le habían prometido unos y otros. Como ha de ser. Como pasa siempre aquí. Brindo por él.

ALGUNAS PREGUNTAS IMPERTINENTES SOBRE EL ÉBOLA



No sé si será el momento de hacerse estas preguntas, sobre todo en un país donde impera el primado de lo emocional sobre lo racional. Pero más allá de si, como denuncian los empleados del hospital, el aislamiento de los trajes era con cinta aislante y fallaron todos los protocolos de seguridad, lo cual me parece gravísimo…

¿Cómo es posible que alguien se tome vacaciones al día siguiente de haber estado en contacto con un enfermo de Ébola?

Y aún peor:

¿Cómo es posible que, para quien corresponda, se permita sin más que alguien empiece vacaciones al día siguiente de haber estado en contacto con un enfermo de Ébola?


diumenge, 5 d’octubre de 2014

EN EL DÍA INTERNACIONAL DEL DOCENTE



Desde el año 2008, en que lo implantó la UNESCO, el 5 de octubre es el día mundial de los docentes. El lema de este año es “¡Invertir en el futuro, invertir en los docentes!”. La idea que se pretende transmitir con ello aparece meridianamente clara, los docentes, en sus distintos niveles desde  Primaria y Secundaria hasta la Universidad, son los encargados de llevar a cabo la transmisión a las nuevas generaciones de los conocimientos que constituyen el acervo cultural e intelectual de la sociedad. Y que una sociedad que no cuide su sistema educativo, está descuidando su futuro. Algo que, por cierto, no parece que tengan demasiado presente los poderes y las distintas administraciones educativas españolas o catalanas. Basta con echarle un vistazo al reciente informe sobre los salarios de los docentes, o en dónde se han cebado con especial saña en los recortes educativos, para percatarse de ello.

También la función docente se encuentra hoy en día más que cuestionada desde posiciones que, amparándose ya sea en los planteamientos de ciertas teorías pedagógicas o, más recientemente, en la irrupción de las nuevas tecnologías, han llegado incluso, en sus manifestaciones más extremas, a plantear la prescindibilidad de la figura del docente o, como mínimo, su reconversión a otras funciones, más o menos asistenciales o residuales. Un planteamiento en mi opinión perverso e intelectualmente ramplón, sin que ello implique por mi parte el menor rechazo a la utilización de las nuevas tecnologías en aquello en que su uso pueda tener de positivo como instrumento, pero no como finalidad en sí, como parece plantearse a veces.
                                      El artículo completo AQUÍ

dijous, 2 d’octubre de 2014

LA NÉMESIS DE LOS GAÑANES


Hay dos artículos hoy en “El País”, rotativo nada sospechoso de proclividad hacia el independentismo catalán –si alguien lo pensare, fuere un enfermo-, que abundan en la incompetencia, torpeza y actitud chulesca hacia Cataluña de una España supuestamente eterna, la de las esencias, más propia de gañanes que de gobernantes de un estado moderno. Y me temo, anuncio para navegantes, que se auguran mares arboladas, montañosas y hasta “confusas” - dicho sea de paso, y para darle algo de enjundia al registro grumetero que emplea el Sr. Mas en sus metáforas náuticas: la mar confusa es la peor- para los tiempos que pronto acaecerán… si el buen sentido no lo remedia.

Los artículos en cuestión son, uno, el editorial del rotativo , el otro, de contenidos económicos a raíz del desequilibrio de los presupuestos, va a cargo de Xavier Vidal Folch. Por cierto, tampoco nada sospechoso de independentismo y de los pocos que, contra vientos y mareas, se ha seguido manifestando siempre más que reluctante a la independencia de Cataluña y tratando de poner algo de racionalidad en todo este despropósito. Pues bien, lo diremos así: llegó Montoro con sus presupuestos –es un decir- y ya la tenemos liada. ¡Ay! España de mis entretelas, ¡pero qué burra llegas a ser!

Decía el viejo Aristóteles que las revoluciones siempre, siempre, son una consecuencia de la torpeza de los gobernantes. Y creo de veras que el estagirita tenía toda la razón. Como en tantas otras cosas. Parafraseándole, Tayllerand apostilló en cierta ocasión, a propósito del asesinato de un líder de la oposición en Francia, inducido desde el poder –no recuerdo cuál… ¡sirvió a tantos!- que aquello había sido mucho peor que un crimen: un error, un error fatal. El régimen cayó poco después.

Son sutilezas de una guisa que no parecen estar al alcance de los gobernantes españoles, impertérritos y enrocados en una realidad cuya naturaleza ficticia sólo es comparable a la de los independentistas catalanes. ¿Será cosa de Sepharad? ¿No se dan cuenta de lo que está ocurriendo en Cataluña? ¿Creerán de verdad en los tanques? ¿O en la UE a la que las cosas se empiecen a torcer? ¡Por Dios!

No voy a entrar en los contenidos de los artículos, ahí están, pero me permito recomendar encarecidamente su lectura. Desde datos hasta valoraciones, todo indica que en ciertos pagos, no sólo siguen sin enterarse, sino que se dan a la vez por enterados sin acuse de recibo. Silencio administrativo. Y a falta, por ahora, de tanques, castigan con el presupuesto público, no al Sr. Mas y a sus followers, sino a todo el pueblo de Cataluña. Os habéis portado mal, así que os quedáis sin caramelos. A lo mejor así da para cubrir las tarjetas de crédito de Bankia, con ilustres exministros implicados, cuya única respuesta ha sido que, según les dijeron, todo esto era “legal”. Pues qué bien… ¡Como la Constitución! dirán los otros.
¿Cómo puede reivindicar la legitimidad el deslegitimado? Me ahorraré abordar la inusitada celeridad del TC, tan proverbialmente presuroso, como es bien sabido. Pero sí me permitiré incidir en algo que me parece más que verosímil. Muy probablemente, la ley de consultas catalana sea constitucional –tampoco son tan necios-, pero seguro que no lo es un referéndum sobre la independencia, por más consultivo que sea, como el que se plantea para el 9-N. ¿Les ha ofuscado la capacidad de discernir la retranca del apoltronamiento? ¿Qué tendrá que ver el carnet de conducir coches con el de pilotar aviones? No… son matices fuera de contexto. Hay que ponerse a la misma altura que los otros. Y a eso hay quienes tienen la desfachatez de llamarle poder judicial. Si Montesquieu levantara la cabeza…

Es como si un profesor suspendiera a un alumno porque su padre le cae mal. Y como no puede con el padre, se ceba en el alumno. Recurso viejo de maestro nacional franquista… y de pedagogo posmoderno, también. Mucho me temo que no saben con qué están jugando. Mucha chanza sobre que si los catalanes siempre piden más, que si no tienen “güevos”, que si se van a enterar, que si el estado de derecho o que si el Sursum Corda… Pero es que, siempre, siempre, seguimos en las mismas sandeces, porque…

Sea Cataluña o el Bantustán, un estado ha de promover sus regiones más dinámicas, o de lo contrario, toda la nación decae. Que a estas alturas no exista un AVE por el corredor mediterráneo, y con las reticencias que el propio gobierno español ofrece a la financiación europea para este proyecto, por poner un ejemplo, no es que sea una torpeza, es, como decía Tayllerand, un error, uno más de tantos; añado: propio de garrulos. Propio de provincianos.

En definitiva, puede que Mas sea un crápula, pero esto no quita que los gobernantes españoles sean unos tunos. Sobra altanería y falta talento… en todas partes.

Otra posibilidad es que sean topos de ERC, porque independentistas los fabrican en serie. Contra más lo pienso, más acecha la duda. Claro que, a lo peor, es que son simplemente una patulea de fatuos arrogantes sin nada que arrogarse, más allá de lo que roban, unos y otros. Y el pueblo que se pelee por banderas, alguien hará negocio.

Hace poco, en otra entrega, estuve a punto de parafrasear a Don Miguel de Unamuno cuando, al final de su magistral réplica al detritus y sus corifeos, concluyó, apesadumbrado, con la frase “…me parece inútil pediros que penséis en España”. ¡Qué actual! Se la iba a dedicar al Sr. Mas substituyendo España por Cataluña. Creo que tanto unos como otros, allende y aquende el Ebro, se han hecho acreedores a tan dudosa dedicatoria; va para cualquiera de ellos, entera, pero con especial devoción, hoy, a Montoro y a su sonrisa sardónica:

 
"Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien, y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir, porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso -por llamarlo de algún modo- del profesor Maldonado, que se encuentra entre nosotros. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao. El obispo, lo quiera o no lo quiera, es catalán, nacido en Barcelona. Pero ahora acabo de oír el necrófilo e insensato grito "¡Viva la muerte!" y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. El general Millán-Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero desgraciadamente en España hay actualmente demasiados mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muchísimos más. Me atormenta el pensar que el general Millán-Astray pudiera dictar las normas de la psicología de la masa. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor.
Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho."



 

dimecres, 1 d’octubre de 2014

PERFILES INQUIETANTES: EL PARADIGMA "QUICO" HOMS


“(…) Any other army, any other country, he would have retired as a sergeant major”. Así despachaba Frederick Forsyth la descripción de un coronel del ejército español al cual le colaban en Alicante, y sin mordida, un cargamento de armas destinado a dar un golpe de estado en África, a cargo de una multinacional minera que, a tal efecto, había contratado al mercenario inglés que protagoniza la novela The Dogs of War. Leída hace muchos años durante un viaje transoceánico, y sin que se trate de ningún chef d‘oeuvre, la frase me impactó por todo lo que en sí llevaba de implícito. La irreprimible tendencia de ciertas sociedades a poner individuos al frente de responsabilidades para las cuales no están capacitados.

Algunos lo han llamado El Principio de Peter, una formulación sociológica según la cual todo individuo tiende, a lo largo de su recorrido profesional, a alcanzar el umbral de su propia incompetencia; una vez allí, se estanca. Falso, aquí el umbral se ha sobrepasado con creces.

Y no puede uno dejar de evocar esta frase cuando ve las apariciones públicas del portavoz y consejero del gobierno catalán, Francesc “Quico” Homs. Si, como dijo alguien, a Mas no se le ve más allá que de jefe de planta del Corte Inglés, a Homs se lo imagina uno en su ambiente con una bata azul marino y un lápiz en la oreja, sirviendo a peso garbanzos o tornillos, según se trate del dependiente de un colmado de ultramarinos o de una ferretería. Una imagen recurrente que acude sin que pueda evitarlo ante la visión de cualesquiera de sus performances, con sus ademanes caricaturescos, su sonrisa socarrona y su zafia palabrería, dándoselas de alto dignatario y de estadista.

¿Qué habremos hecho para merecer como gobernantes a caricatos de tan poca talla política, moral e intelectual? Mucho me temo que un pueblo capaz de entronizar a semejantes dirigentes, no sólo nunca alcanzará la independencia, sino que, muy probablemente, no la merezca.

Y decía Juan Goytisolo hace poco, que si Cataluña fuera como Dinamarca o Suecia y España lo que es, el deseo  de independizarse sería perfectamente comprensible. Una afirmación que comparto. Sólo que no es así, y ahí están los hechos para demostrarlo. Las mismas corruptelas, o más; la misma incompetencia, o más; la misma caspa, en definitiva… o hasta también puede que más. Porque la caspa envuelta en banderas es si cabe más mugrienta: el envoltorio impide que se renueve y echa raíces.
Por nuestro bien, espero que los pueblos no siempre tengan los gobernantes que se merecen. Pero la burbuja solipsista con que se nos ha estado envolviendo ha conseguido desenfocar el sentido colectivo de la autorreferencia contextual, y que nos miremos sólo el ombligo. Ha sido de efectos devastadores. Porque el gran problema es que mucha gente de buena fe está convencida de que en Cataluña somos como Dinamarca o Suecia… Y de que España es lo que es. Sólo aciertan en lo segundo.