dijous, 27 de març de 2014

DULCE ET DECORUM EST PRO "DECRET DE PLANTILLAS" MORI




El gobierno del Sr. Mas y su áulica "consellera" Rigau, acaban de aprobar el decreto de plantillas. Un tema que, a mí, como docente y como ciudadano, me sugiere las siguientes reflexiones. Se las dedico a ambos.

Pretender hacer un país a imagen y semejanza propia entraña el peligro, entre otros, que si uno es mediocre, tal vez pretenda que su mediocridad pase desapercibida; más aún, incluso que el modelo mediocrático acabe sentando cátedra. Desde la réplica magistral de Unamuno a "aquello", deberíamos saberlo. Esto es lo que está pasando con las "élites" -es un decir- dirigentes catalanas que están pilotando -también es un decir- el proyecto independentista. Y para que tal mediocridad no sea perceptible hay que cortar de cuajo, claro, toda posibilidad de contraste. No fuera que el buen pueblo acabara descubriendo que sus élites son, no sólo compulsivamente cleptocráticas, sino también de un cenutrio que sólo el ensimismamiento en que han sumido a la sociedad catalana permite que pase desapercibido.

La verdad, un simple vistazo a sus dirigentes más conspicuos basta para constatar que estamos dirigidos por "homenets" -hombrecillos-, o por ganasses -patanes-, cuando no por "tietes" de corte serratiano. Y todo eso si no se trata de chorizos y prepotentes inconscientes de sus limitaciones... Claro, porque no se comparan con nadie, sólo con ellos mismos y entre ellos. 

L'entotsolament -el ensimismamiento- nunca puede ser bueno, pero cuando se auspicia desde el poder con finalidades de control social es aún más detestable. Ahora, con el decreto de plantillas que se acaba de aprobar en Cataluña, el ensimismamiento y la más obscena de las sumisiones quedan aseguradas a mayor gloria del gran proyecto. Todo atado y bien atado, como dijo aquel otro "aquello". 

A partir de ahora cualquier voz crítica podrá quedar acallada sin necesidad ni tan sólo de justificar las razones de tal acallamiento, porque no hará falta darlas. Será legal tal cual, Pascual. Ese es el concepto de ley de los que mandan por acá. Con ello se aseguran un control absoluto del sistema educativo, a imagen y semejanza de los que lo han concebido, donde imperará la ramplonería más pacata bajo el férreo control ideológico y moral de una caterva de enanos que sueñan con ser gigantes y creen, en su delirio, que lo  han conseguido. El sistema educativo en Cataluña ha quedado definitivamente herido de muerte... si no lo remediamos.

Tal vez a su mediocridad y a su megalomanía esto les vaya muy bien. No habrá críticas, y los malos siempre serán los otros. Luego se quejan de que Cataluña ha tenido mala suerte histórica. Ya se lo dijo Gaziel, una cosa es la mala suerte y otra ser un mal jugador. Pero cualquiera se lo dice hoy en día, tan cofois de si mateixos, tan pagados de sí mismos como están... Más dura será la caída.

dimecres, 26 de març de 2014

¡NOS VAMOS A MADRID!


...A presentar SPES. Allí coincidiremos unos cuantos de los que por esta blogosfera andamos en tantas cuitas, pero sin descuidar nunca la enseñanza, otrora denominada "instrucción pública", un término mucho más adecuado... en mi opinión al menos.  Con la inestimable colaboración de Ricardo Moreno Castillo. Todos los profesores de secundaria de Madrid que, por más esporádicamente que sea, sigáis este blog, estáis invitados. Es el viernes, 28 de marzo, a las 18:30h en el Instituto Beatriz Galindo, Calle Goya 10, Madrid.

dilluns, 24 de març de 2014

SUÁREZ

 

Pasará a la historia como el hombre que trajo la democracia. En su momento se le tildó de «traidor» -al régimen del que provenía-, «advenedizo» -falto de ideología y ebrio de poder-, «tahúr del Mississippi» -por sus supuestas truculencias- el «Kerensky español» -desde  cavernas hoy muy aireadas y luminosas- y otras lindezas que, de citarse, alargarían este post hasta el infinito. Hoy todos, empezando por sus más acérrimos críticos, le consideran un hombre de estado.
Puede que Suárez acabara convirtiéndose en un demócrata de verdad, y acaso por eso le echaran. Una vez en los anaqueles de la historia, cuando ya no podía ser un estorbo para nadie, los vituperios devinieron elogios. Quizás su error fue pretender seguir en política cuando su tiempo había pasado.
Ante una oposición impotente y en un país que desde 1939 estaba ocupado por su propio ejército, la transición a la democracia se diseñó y se realizó desde sectores del régimen franquista que comprendieron, no sólo la inviabilidad de proseguir con una dictadura anacrónica que cada vez se parecía más a una caricatura de sí misma, sino también la conveniencia y la plausibilidad de que, dirigiendo este proceso, ciertas cosas quedaran a debido resguardo. Y este es el papel que se le encomendó. Y lo llevó a cabo. Cuando sus servicios dejaron de ser necesarios, se prescindió de él.
Siempre he pensado que algunos de los defectos de fabricación de la democracia española se deben, no tanto a que el proceso fuera diseñado y tutelado desde sectores del propio régimen tardo franquista más o menos contemporizadores, sino también, y sobre todo, a la impotencia de una oposición que, con la excepción del PCE, era prácticamente inexistente y remitida a lo que hoy llamaríamos meramente virtual.
En este sentido, Suárez sí supo conectar con una realidad sociológica chabacana como la española del tardofranquismo, más interesada en la legalización de las películas de destape que en una participación ciudadana activa y responsable en una democracia «democráticamente» vertebrada. No lo digo como demérito, sino más bien como todo lo contrario. Lo que se ha llamado el franquismo sociológico no sólo era hegemónico en la España de los setenta, sino que se transmutó en democratismo liviano, puramente estético y donde la narcosis social  persistió en toda su zafiedad, eso sí, sin menoscabo de las preceptivas terapias lampedusianas que le iban a proporcionar una pátina más presentable. Vamos, como un tratamiento anti caspa simplemente paliativo, pero no curativo. Aún hoy persiste.
El PSOE contaba cuando el congreso de Suresnes (octubre de 1974) con apenas 2500 militantes en toda España, y ello contando las cuotas presuntamente «fantasmas» que, a raíz el «Pacto del Betis», dieron en dicho congreso la victoria a los «renovadores» de Felipe González. Seis años después, en 1980, afirmaba tener doscientos mil. ¿Partido político o agencia de colocación?
La UCD, por su parte, fue una malgama concebida para gobernar la transición, pero el coche oficial tira mucho y crea apego. Cuando vieron que perdían el poder echaron a su jefe e implosionaron. ¿Alguien se acuerda de cuántos ilustres nombres se pasaron con armas y bagajes al encantado de haberse conocido PSOE de Felipe González? ¿O a la troglodita AP de Fraga y su gerontocracia caudillista?
Sí, claro, todos ellos, unos y otros, demócratas de toda la vida ¿Quién podría dudarlo?
Me contó en cierta ocasión un antiguo profesor mío que, hallándose en Alemania becado para ampliar sus estudios de filosofía, se alojaba en la casa de un colega suyo alemán. Estamos en el año setenta y siete o setenta y ocho, cuando tras la muerte de Franco, toda Europa miraba a España con la incógnita de qué iba a pasar. El primer día en Alemania, en la sobremesa posterior a la cena, el alemán le preguntó por la situación en España, que cómo veía él la cosa y, más concretamente, si seguía habiendo sectores franquistas importantes entre la población. Algo socarrón como era, el otro le respondió que, bueno, a ver... la cosa era relativamente sencilla, en España, el día antes de la muerte de Franco todo el mundo era franquista, al día siguiente de su muerte, nadie. "¡Fíjate! ¡como aquí!", exclamó la esposa del alemán desde la cocina...
Es posible que Suárez fuera un demócrata más sincero que muchos otros. En verdad, no lo sé. Sí lo sé, en cambio, de los que tanto le criticaron. Aquellos polvos trajeron esos lodos. Eso sí, se ha llevado algunos secretos a la tumba. ¿Quién le echó? ¿Qué y quién hubo detrás del 23-F? 
Descanse en paz.

dissabte, 22 de març de 2014

PLUMBEA MEDIOCRITAS




Reviso hace poco la lista de blogs que acostumbro a frecuentar y topo con dos jarros de agua fría de aquellos como para acabar con cualquier resquicio de esperanza. No es que ninguna de ambas noticias me sorprenda, ya dijo Einstein que lo infinito no es el espacio, sino la estupidez humana, pero la verdad es que leídas una después de otra, entre las dos me han dejado la moral por los suelos.

En el blog de Luri, siempre brillante y ocurrente, aparecen las admoniciones del editor de una edición en inglés de las tres críticas de Kant -sí, el de Königsberg- sobre la incorrección política en que incurre el autor al ser un hombre de su tiempo -y no de hoy en día, claro- y sobre la necesidad que los padres, antes de permitirles a sus hijos leer a Kant les informen de como (y cómo) han cambiado las valoraciones sobre raza, género, sexualidad, etnicidad y relaciones interpersonales antes de autorizarles a leer este clásico. Sin comentarios. O estallas de risa o de ira...

En el blog de Jorge, lúcidamente pesimista, y al margen de la cita del cenutrio de Toni Soler, por cierto, digna del Mein Kampf, me entero de algo que ya sabía, pero que resulta que va en serio. Descubro que yo también, según el sector independentista más intransigente, soy un colono... porque no soy independentista, lo cual, por lo visto, empieza a ser considerado delito de lesa patria entre ciertos ambientazos... 

Hace muchos años, en México, un mexicano rico y de piel más blanca que la mía, cargado de tópicos hipócritas y ramplones, intentó afearme que mis antepasados hubieran masacrado a los suyos. ¡Perdona! le repliqué; en todo caso, fueron «tus» antepasados los que masacraron y esclavizaron a los indios de aquí. Los míos no, los míos se quedaron en Europa, no como los tuyos, que se vinieron aquí a matar indios. 

La historia se repite, y como siempre, en forma de parodia. Ahora resulta que descendientes de la soldadesca borbónica de Felipe V vienen a decirme a mí que soy un colono, y con la misma arrogancia ignara y resentida con que sus ancestros debían insultar a los míos ordenándoles que hablaran en castellano. ¡Manda huevos! 

Igual de burros que ese editor de Kant, e igual de peligrosos. Creo que fue William Faulkner el que dijo que se podía luchar contra la ignorancia, contra el fanatismo y contra la intolerancia... si vienen por separado; pero si vienen a la vez y se quiere conservar la salud, lo mejor es poner los pies en polvorosa... una opción que cada vez me parece menos descartable. Pero a dónde ir(?)

Porque la verdad, tanta mediocridad plúmbea y tanto fanatismo iluminista ya empieza a asquear más allá de cualquier límite. Además, yo no puedo "volver" a ninguna parte; aunque los beocios lo piensen así, yo no soy colono. En todo caso, sería un exiliado.  Estoy empezando a serlo... me temo.

dimecres, 19 de març de 2014

HECHOS Y DERECHOS (Reflexiones sobre la legalidad internacional)



El más fuerte, nunca lo es lo suficiente si no consigue convertir su fuerza en derecho y la obligación de obedecerle en deber. No deberíamos olvidarlo. Nos lo recordaba el joven Marx, quien a su vez lo había extraído de Rousseau... En realidad, lo sabemos, como mínimo, desde Hobbes y Maquiavelo.

Lo que más sorprende de las airadas reacciones que ha suscitado la crisis de Crimea y su referéndum es, precisamente, la explicitación de este olvido y su remisión a un derecho internacional que, a la vez que se reivindica, se ignora el material con que está construido. En un primer grupo se trata de un olvido que habría que entrecomillar, si nos referimos a aquellos que, con perfecto conocimiento de causa, lo invocan pro domo sua. En un segundo grupo, en cambio, más bien parece que no se trata de un olvido, sino de simple ignorancia sobre las auténticas fuentes del derecho internacional.
Nada que decir sobre el primer grupo, eso sí, sin menoscabo del legítimo cinismo que incorpora.

ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

dissabte, 8 de març de 2014

ALGO MÁS SOBRE RUSIA Y UCRANIA









Es bien cierto que nunca sabemos los acontecimientos que se pueden desencadenar a partir del aleteo de una mariposa. Por lo tanto, siempre es prudente mantener una cierta distancia ante previsiones que no contemplen la posibilidad de errar. Pero también es verdad que, a veces, el contexto mismo nos está diciendo que Armagedón todavía puede esperar.

No creo que pase nada del otro mundo con relación a la crisis de Ucrania. Y más bien pienso que ciertos alarmismos son más para consumo interno que otra cosa. Rusia quiere lo que considera suyo y entiende que le quitaron en mala ley. Lo más probable, a ver si acierto, es que Crimea se convierta en algo así como la república turco-chipriota; que nadie, o casi nadie -a ver qué dice China- reconozca la integración o anexión, pero que esta se consolide de facto de acuerdo con los designios de la realpolitik putiniana. El de iure ya vendrá luego, como siempre.

Ucrania, por su parte, puede acabar escindida o, pienso yo que, más bien, convertida en una confederación que, una vez más, de facto, serán dos países que vivirán de espaldas, pero las apariencias, ahí sí cuentan, se habrán salvado.

Los EEUU no agudizarán una crisis que, de perseverar en ella, no les puede traer nada bueno y que, además, les importa más bien poco. Y no sólo porque Rusia sea «algo» más que Irak, Serbia o Irán, sino también porque a nadie en sus cabales le interesa su desestabilización y hay que contar con ella. Al cabo, y ahí sí creo que el pragmatismo norteamericano se impondrá al pangermanismo (¿sólo?) económico de Frau Merkel, lo verdaderamente importante, la Europa del este, está plenamente consolidada en la esfera occidental. Las zonas en disputa son sólo una parte de las que Rusia perdió y las más «suyas». Así que, al final, todos salvarán la cara, menos los que estos mismos decidan que les ha tocado pringar. Así es la política, así es la vida.

divendres, 7 de març de 2014

EL PRIMER ERROR DE LA LOMCE (ENLACE)


 
Lo proclamaba Luc Férry, por entonces ministro de educación francés, en su opúsculo «Lettre à tous ceux qui aiment l’école» (2003). El sistema educativo debe volver a su función primordial de transmisión de conocimientos, y para ello, hay que incentivar el esfuerzo y la meritocracia entre el alumnado. Aquí, con la reforma de la LOGSE a pleno rendimiento, nadie se quiso enterar. Y continuamos, más de 10 años después, cargando con un sistema educativo deteriorado y presa de sus propios tópicos.
Y éste es el primer error de la LOMCE, tanto conceptualmente como secuencialmente. Está en su primera frase...


MARIANO Y LA "DOCTRINA KRUSHCHEV"






Sostiene Mariano que el referéndum de Crimea para decidir su anexión a Rusia es ilegal. Supongo que a Putin se le habrán helado las venas y, ante tan fogosa declaración del presidente español, ya debe estar ordenando la retirada de las fuerzas rusas de Crimea... o llamando a los reservistas. La verdad, Mariano ha perdido una excelente oportunidad de no hacer el ridículo.

Porque para considerar ilegal que Crimea pueda separarse de Ucrania e integrarse a Rusia por medio de un referéndum, sin duda ha de pensar Mariano entonces que sí fue legal la cesión de Crimea a Ucrania, llevada a cabo por Krushchev, medio ucraniano, por cierto, en los años cincuenta del siglo pasado. ¿Les consultó Khruschev a los crimeos? Y si no les consultó ¿Hemos de entender que para que sea legal no hay que consultar?

Porque, a ver, si el referéndum es ilegal por mor de la inviolabilidad territorial de Ucrania, deber ser porque la cesión sí fue legal. Y si la cesión fue legal, entonces si Mariano decide ceder Cataluña a Francia, Ceuta y Melilla a Marruecos y las Canarias a los EEUU, esto sería legal, les guste o no a sus poblaciones, siempre en base a la jurisprudencia establecida por la doctrina Krushchov. ¡Bien por Mariano!

¿De qué referéndum estaba hablando Mariano? ¿Le traicionó el subconsciente?