dimarts, 26 de febrer de 2013

L'ATZUCAC PSOCIALISTA





Fa molt de temps que els socialistes catalans van perdre el nord. Des de les primeres o les segones eleccions catalanes, i van començar a malbaratar l'hegemonia d'esquerres que havien heretat per defunció del PSUC. Des d'aleshores, mai no han presentat un discurs amb convicció sobre el seu model d'Espanya ni de l'articulació de Catalunya en aquest model. Per cert que el PSOE tampoc. Més aviat es tractava "d'anar fent", "qui dia passa any empeny"...
 
Una tàctica sense estratègia i amb un discurs molt pobre, entre sincrètic i conceptualment desestructurat. I al final el PSC va acabar interioritzant la categorització que el nou paradigma hegemònic, el pujolisme, li havia adjudicat. La por a passar per "no prou català" des de l'assumpció que era l'altre qui decidia què era i què no "prou català".
 
La ruptura de la disciplina de vot socialista que es produirà amb gairebé tota seguretat aquesta tarda al Parlament espanyol no és que sigui greu en si -del PSOE ja n'hem parlat en alguna altra ocasió-. Si que ho és, però, per la síndrome que palesa. Fa a penes unes setmanes, a Barcelona, en una situació simètrica a la que es produirà avui a Madrid, alguns diputats del PSC van trencar també la discipllina de vot perquè no estaven d'acord amb el "no" socialista a la proposta de CIU i ERC. Ara resulta que avui sí que el PSC hi està d'acord i votarà afirmativament a Madrid, mentre que la resta del grup socialista votarà que no. La proposta és semblant, mutatis mutandi, a la que havien rebutjat fa ben poc. I presentada pels mateixos. En un escenari tan poc donat als matissos com el que s'està imposant a Catalunya, no és estrany que la majoria de gent pensi que els socialistes no saben per a on van.
 
I probablement sigui cert. Però si parem l'atenció en els matissos, resulta que sí que si que hi ha en l'actitud del PSC un rerefons, si més no, prou coherent... dintre, és clar, d'un context en el qual el PSC és presoner de les seves pròpies contradiccions, que acabaran per esqueixar-lo. Així doncs, es dóna la paradoxa que una línia que tenia una certa coherència els ha portat a optar per una opció que, tot i ser formalment coherent, la seva extemporaneitat i la pròpia desubicació política del PSC la converteixen en contradictoria.
 
Des que Pere Navarro va accedir a la direcció del PSC, el discurs que ha procurat "implementar" en relació al procés sobiranista encapçalat per CIU i ERC ha estat, en síntesi, el següent. D'una banda, ha plantejat l'exigència de respecte absolut a la legalitat vigent; de l'altra, s'ha mostrat favorable al "dret a decidir" i, conseqüentment, a impulsar un referèndum que hauria d'ajustar-se incondicionalment a la primera condició, el respecte per la legalitat. En la votació al Parlament de Catalunya, el PSC va votar "no" perquè s'hi estaven votant unes propostes que no s'ajustaven a aquest marc legal; a la votació que es farà avui al Parlament espanyol, votarà "sí" perquè entén que allí sí que s'hi dóna. Es tracta, de fet, d'una proposta que consisteix a impulsar l'establiment d'un diàleg entre els governs espanyol i català per tal que busquin el marc legal per poder celebrar el referèndum. Almenys des d'aquesta perspectiva, la posició del PSC és coherent.
 
Podríem discutir certament si l'elaboració d'aquest discurs anava dirigida a mirar de trobar un punt d'equilibri inestable entre els diferents sectors del PSC, i d'aquí el sincretisme que ha caracteritzat els seus posicionaments polítics aparentment contradictoris, o si hi havia convicció real en el plantejament i llavors les seves mancances i posicionaments puntuals contradictoris es podrien atribuir al poc temps que en Navarro porta a la direcció. També podíem discutir la seva viabilitat. Per a poder-ho saber, hauríem de saber abans, sense eufemismes ni subterfugis, què demanaria votar el PSC en aquest hipotètic referèndum per la independència.
 
Com no ho sabem, m'inclino més aviat a pensar que ha funcionat com un intent de contemporització frustrat. Dubto molt que els diputats que a Barcelona van trencar la disciplina de vot sàpiguen valorar ara la coherència de Navarro. La tragèdia del PSC -o de Pere Navarro- és que en aquest tipus d'àmbits, i començant pels seus propis diputats, el llindar que separa l'eclecticisme del sincretisme es fa imperceptible si no recorrem als matissos. I són temps poc donats als matissos.
I és que el context i la manca de sentit polític i de control dels "tempos", poden convertir la coherència formal en inconseqüència i en contradicció material clamorosa. Altrament dit, no en una contradicció de iure, sinó de facto. Resumint: el PSC ha jugat en tot aquest procés sobiranista el paper de "Don Tancredo". Un Don Tancredo" al qui ara ha engantxat el toro.

 

 

divendres, 22 de febrer de 2013

¿DE QUÉ MÁS SE HABLÓ EN LA CAMARGA?



La prontitud y celeridad con que el aparato del estado ha reaccionado ante la noticia de que se había grabado la conversación que mantuvieron en una comida privada las señoras Alicia Sánchez Camacho -presidenta del PP de Cataluña- y Mª Victoria Álvarez -ex novia de Jordi Pujol Jr.- no ha sido normal. Entendámonos, no ha sido normal dentro de los parámetros ad usum -y acaso habría que decir también ad nauseam- por estos pagos. En menos de cuarenta y ocho horas, han trincado a la antigua cúpula de la agencia de detectives Método3, supuesta autora de las grabaciones por encargo... ¿de quién?; se ha reunido la cúpula policial y -más sorprendente aún- ha tomado medidas; ha actuado la judicatura...  Y las protagonistas de la conversación, silencio absoluto.

La verdad, hay aquí unas cuantas cosas que sorprenden. La primera porque, a  simple vista, no sería para tanto. Ni es la primera ni la última vez que se graba una conversación, ni tampoco se ha actuado con la misma diligencia en otros casos mucho más graves. Aquí hay gato encerrado.

La tesis del nacionalismo catalán, expresada por el portavoz convergente Homs y también por Junqueras de ERC, no se aguanta por previsible y ramplona. Es de teoría conspirativa pura y dura. Decir que con toda esta oleada de escándalos de corrupción y cuentas catalanas en Suiza y en Andorra lo que se pretende es desprestigiar a la clase política catalana y enrarecer el ambiente para así torpedear el proceso soberanista no se sostiene, como ya apuntaba Jorge en su blog, por muchas razones. El ventilador de la corrupción está expandiendo la mierda por todas partes, no sólo a los Pujol. Además, cuando "El Mundo" destapó el tema, con mucho más lujo de detalles, la reacción fue otra. Aquí la cosa va de otro palo.

Por lo que sabemos, Mª Victoria informó a Alicia de sus expediciones a Andorra con su pareja. Luego, también según sabemos, y quizás como resultado de la empatía que produjo la conversación, se pasó a temas más íntimos. Amores, desamores... Un ambiente propicio a sincerarse y a la confidencia, vamos.

Pues bien, tengo para mí que en este clima de intimidad y confianza, alguna se fue de la lengua con alguna confidencia en algo que no debía. Algo grave, importante. Y cuando se ha sabido que esto estaba grabado han saltado las alarmas. Que una de las fuentes de los presuntos delitos financieros de Pujol Jr. sea una ex novia da para un culebrón, pero no para la movida que han organizado. Desde que estalló el escándalo de las grabación, la obsesión con los contenidos de la conversación por parte de las autoridades ha sido de una furibundez enfermiza. Y esto no lo produce la evasión fiscal de unos cuantos milloncejos.

Qué fue ciertamente no tengo ni idea. Pero que se dijo algo gordo que no se tenía que decir y que no es de dominio público, está muy claro. Para mí al menos.


diumenge, 17 de febrer de 2013

EL ESTRANGULAMIENTO DEL GENERAL PRIM A LA LUZ DE LA CIENCIA, DE LA HISTORIA Y DE LA LÓGICA


No soy ciertamente nadie para discutir un dictamen elaborado por un grupo de expertos en una disciplina científica, la medicina forense, en la cual soy un absoluto ignorante. De modo que debo admitir que si bajo estas condiciones, se concluye que Prim fue estrangulado, sus razones tendrán y están avaladas por un peritaje científico. Claro que también un cateto, y a la vez alto cargo del Departament d’Educació, me espetó en cierta ocasión que él aplicaba el método científico: ensayo-error (SIC). Tal cual. Huelga decir que con una afirmación así quedaba meridianamente claro que dicho personaje no tenía ni la menor idea sobre lo que se traía entre manos. Cito esta anécdota para que quede claro que asumo de entrada que no es este el caso de los forenses que han analizado  la momia de Prim.

Ello no obstante, y excluyendo por tanto a los botarates, hay elementos valorativos –y regulativos si lo queremos decir en kantiano- que pueden afectar cualitativamente a las conclusiones de un estudio, por más que haya sido impecablemente ejecutado con máximo rigor científico. Decir esto no es descubrir nada, pero abundaré en ello aun a riesgo de ser recurrente. Considero que el tema se lo merece.

Vamos a suponer que al realizar Galileo su contrastación empírica de la ley del movimiento inercial, los resultados no hubieran sido los esperados por él. ¿Invalidaba esto a las matemáticas? Claro que no. En todo caso, lo que hubiera quedado invalidado es el postulado de calculabilidad de lo real en términos matemáticos; una idea, ésta, a priori, que estaba tomando fuerza por entonces y de la cual precisamente Galileo era un ilustre defensor. Una idea que posibilitará la revolución científica y el surgimiento de la física moderna como primera ciencia en el sentido estricto del término.

Ahora bien, esta idea era ajena a la física o a la matemática medievales, de raíz aristotélica. Y los problemas de Galileo vinieron precisamente en su debate con los escolásticos porque éstos, contra lo que se suele creer,  parecían tener razón frente a las tesis galileanas ante los resultados obtenidos de los experimentos realizados por el propio Galileo. Veamos. Galileo afirmaba que todos los objetos en las proximidades de la Tierra experimentaban en su caída una aceleración constante, con independencia de sus masas, como consecuencia de la fuerza gravitatoria. Eso quería decir que una bala de cañón y una pluma de gallina, soltadas al mismo tiempo desde lo alto de la torre de Pisa, llegarían al suelo exactamente en el mismo instante.

¿Y qué contraargumentaban los escolásticos? Que los resultados de los experimentos de Galileo les daban la razón a ellos. Efectivamente, la bala de cañón llegará al suelo antes que la pluma de gallina. ¿O no?.

Galileo, cuyo sistema estaba mucho más elaborado de lo que algún burdo ensayo-errorista pudiera pensar, replicaba que ciertamente sí, claro que la bala de cañón caía antes, pero porque esto era debido a la resistencia que presentaba la atmósfera. De no ser así, caerían a la misma velocidad y aceleración en todo momento. Y en sus experimentos, tendentes a reducir en lo posible el impacto de la resistencia de la atmósfera, osea, tratando de aproximarse, aun imperfectamente, a un sistema puramente inercial, había diferencias en los tiempos de caída menores que bajo un experimento realizado en condiciones “normales”. O lo que es lo mismo, “normales” bajo la capa de la atmósfera terrestre. Los escolásticos, en cambio, seguían constatando que los tiempos de caída continuaban siendo distintos según la  masa de los cuerpos con que se experimentara.

El problema no estaba, evidentemente, en los “hechos” empíricos, sino en la interpretación que de ellos se hacía de acuerdo a conceptos derivados de categorías que constituían los respectivos sistemas de ideas de los que surgían dos concepciones distintas del mundo: la de la física aristotélica, por un lado, y la de una nueva concepción que estaba emergiendo por entonces, que cuajará en el racionalismo y en la física newtoniana. Era imposible que ambas concepciones pudieran estar de acuerdo ante el mismo hecho, porque lo interpretaban bajo categorías distintas.

En definitiva, pues, los conceptos con que nos aproximamos a algo determinan nuestra interpretación de este “algo”. Y eso en el terreno de la interpretación puramente cuantitativa. Si además incorporamos valoraciones o ideas regulativas que sesgan lo puramente cuantitativo, la cosa se complica aún más. En el primer aspecto, entrando ya en el tema de la autopsia de Prim, podríamos cuestionar si realmente los conocimientos actuales alcanzan una precisión tal como para determinar el momento exacto de la muerte de alguien, con un margen de tres días, hace 150 años. Vamos a aceptar provisionalmente que sí. Pero en el segundo, entramos en un pantanoso ámbito de interpretaciones que, aun admitiendo el estudio forense, pueden introducir un sesgo en las conclusiones que nos acabe apartando de la buscada “verdad”. Porque no estamos sólo tratando de dar con una verdad científica, sino con una “verdad” histórica. Y son de naturaleza distinta.

Por ejemplo, aun admitiendo como veraz la conclusión forense que afirma que hubo estrangulación, la pregunta es qué entendemos por “estrangulación”. Y desde luego que no es una pregunta ociosa.
Imaginemos que una vez muerto Prim, y debido a hichazones en el cadáver, no se le puede abrochar la camisa al cuello. ¿Cómo se soluciona? En esta línea, pero menos  burdamente que en mi ejemplo, abundan tanto Emilio de Diego, catedrático de la UCM, como el hispanista Ian Gibson: las marcas en el cuello pueden proceder del propio proceso de embalsamiento, para evitar que salieran fluídos del cadáver. Se trataría entonces de una estrangulación post mortem, con lo cual, desde luego,  ya no estaríamos ante una estrangulación, al menos sensu stricto, sino antre otra cosa que ya no tiene nada que ver con el asesinato de Prim, sino en todo caso con su cadáver. El mismo hecho, científicamente demostrado; dos intepretaciones distintas.
Pero es que hay más. Una afirmación de esta magnitud sobre un hecho histórico, comprobaciones científicas aparte, debe ponerse también en relación con los datos históricos de que se dispone. Es decir, hay que valorar su verosimilitud. No estamos ante una simple descripción, sino ante algo que requiere comprensión ubicado en su contexto. Y aquí sí que, al menos en mi opinión, la tesis de la muerte por estrangulamiento del general Prim hace definitivamente aguas.
 
Así que a todo lo dicho anteriormente, habría que añadir la inverosimilitud. Prim vivía en el palacio de Buenavista, que era la sede del Ministerio de la Guerra. Consta que desde que llegó herido hasta su muerte, nunca estuvo solo. Tenía muchos enemigos, cierto, pero también más partidarios. Los testimonios documentados son innumerables, demasiados como para urdir un engaño histórico de esta magnitud. Familiares, amigos, allegados, médicos, escolta personal, periodistas… O todos, absolutamente todos, mintieron, y son demasiados y demasiado dispares, o estos forenses, aun habiendo sin duda realizado un buen trabajo científico, han metido la pata hasta el corvejón en las conclusiones. Yo me inclino por esta última posibilidad.

EL ESPÍA QUE SURGIÓ DEL FLORERO


Con tanta obsesión por privatizar, era de imaginar: se subcontratan hasta los servicios de inteligencia (eso de inteligencia es un decir, claro). Hasta ahora teníamos un modelo catalán de sanidad, caracterizado por la privatización y la subcontrata; un modelo  educativo catalán, cuyo hecho diferencial consiste en desestructurar y desregular el modelo funcionarial, subtituyéndolo por  clientelismo, con el director de centro que actúa como capataz y con los compañeros de partido en inspección y altos cargos que favorecen la expansión de la subcontratación bajo este eufemismo llamado “concertación”. Eso estaba bien para una autonomía, pero una vez los próceres de la patria han abierto el proceso soberanista hacia un estado propio, había que incidir también en otros ámbitos. Ahora parece que ya tenemos un modelo catalán de servicios de inteligencia: la subcontratación de agencias de detectives.

La verdad es que tresulta difícil no tomarselo a cachondeo. Y no por frivolidad, les aseguro que no, sino por la chapuza. Y si no, a ver.  Resulta que Mª Victoria y  Alicia quedan para comer en un restaurante barcelonés cuyo nombre recuerda al delta del Ródano, sólo que en lugar de flamencos hay micrófonos. Y según dicen, el espía que fingió ser el recadero de una floristería, estaba contratado por los socialistas catalanes.

Pero lo peor no es esto. Al poco se destapa que la misma agencia, la que espiaba para los sociatas, también los espiaba a su vez por cuenta de los convergentes, y a algunos convergentes por cuenta de la propia Convergencia. Y que el PP también los había contratado a la vez que había sido espiado por los mismos a los que contrataba. Al final resulta que la agencia de detectives en cuestión espiaba a todos los partidos por cuenta de todos estos mismos partidos. ¿Es posible concebir un modelo de inteligencia más estúpido?

Sí, ya sé que algún inocentón me hablará de contrasespionaje, y que muchos que se pensaba que trabajaban para la CIA lo hacían para el KGB o para el MOSAD; que el MI-5 y el MI-6 se espiaban entre ellos, igual que ocurre entre la CIA y el FBI. O que España también hizo el ridículo cuando los papeles de Perote y toda aquella tangana. Pero lo de aquí es muy distinto. A ver, para que nos entendamos, una cosa es que un un mosso de esquadra sea un infiltrado de los servicios de información de la Guardia Civil. Supuesto verosímil donde los haya, por cierto. Y otra es que materias tan delicadas como el espionaje politico las fíes a una agencia de detectives. Una cosa es ser neoliberal, otra es ser idiota. ¿Es que ni se acuerdan del Watergate? Por cierto, ni Nixon había sido tan chapuzas.

Vázquez Montalbán ya ironizó sobre esto. Un avejentado Carvalho se ve obligado a asistir a un cursillo organizado por la Generalitat para homologar su licencia de detective, ahora que Cataluña acababa de recibir el traspaso de algunas competencias en esta materia. De lo que se trataba en realidad era de organizar un CESID catalán… Pero claro, como no podía ser de otra manera, a la catalana.

El innecesario, obsoleto y carísimo equipo imprescindible para la homologación de la licencia, se lo tenía que comprar y pagar uno mismo en un tienda concreta cuyo dueño era arte y parte en la organización del cursillo y en la concesión de las homologaciones de las licencias. Un Millet del espionaje, vamos. Y luego, con el equipo electrónico ya debidamente homologado por los expertos subcontratados de la Generalitat, te ibas a casa con tu licencia a esperar que te llamaran para algún “trabajillo” patriótico temporal. A Pepe Carvalho no le llamaron, claro, pero sí que se había gastado sus cuartos. Mientras tanto, un patriota catalán se había enriquecido.

Realmente, y a la vista del espectáculo, la realidad supera la ficción. Manolo Vázquez Montalbán se quedó corto.

Hoy nos lo hemos tomado a broma, pero la cosa va en serio. Ahora ya parece que no es una trama simplemente catalana, sino que las ramificaciones se extienden por toda España. Vaya esperpento. ¿se puede ser más estúpido? ¿Puede haber en algún lugar del mundo una clase política más estúpida? ¿Necesitamos alguna otra prueba de que la clase política catalana es la más estúpida, pero que la española pugna por parecérsele con envidia más que insana?

Un viejo chiste narraba como sonaba el teléfono y al percibir como se descolgaba, el propio llamante preguntaba “¡Buenas! ¿Es aquí el servicio de inteligencia”. La respuesta no podía ser más explícita: “¡Mandeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!?”

Pues eso.

diumenge, 10 de febrer de 2013

DE POLÍTICOS, DOCTORES Y PLAGIOS


He ahí un supuesto de corrupción que nunca se dará por nuestros pagos. Cuestión de inmunidad político-cultural adquirida. La ministra de educación alemana, Frau Annette Schavan,  ha dimitido porque se ha descubierto que en su tesis doctoral citó sin referencia. Es decir, que plagió e hizo como si se le hubiera ocurrido a ella. La tesis doctoral en cuestión era de filosofía e ignoro la magnitud de las citas en vano. Vamos, que no es lo mismo escribir que “ser se dice de muchas maneras” sin la correspondiente cita remitiendo al autor de la frase, que escribir, por ejemplo, que “una característica fundamental del kantismo frente al dogmatismo (racionalismo) que le precedía, es la finitud del conocimiento humano como condición constitutiva de éste”. Una frase, esta última, que ignoro si alguien la ha dicho nunca antes ad pedem lettera como yo la acabo de escribir, pero que, evidentemente, no es mía, sino que muchos otros han dicho anteriormente.

O finalmente, también podría darse el supuesto que voy y digo que “el Marx de juventud tiene más dependencias idealistas que el Marx maduro” y luego resulta que van y me dicen que estoy plagiando (¡Cielos!) a Althousser sin citarlo. Y como hay gente muy puntillosa, conviene matizar de entrada que ignoro en qué tipo de impostación se ha pillado a la ministra, porque según la que sea, las consideraciones pueden ser muy variables.

En cualquier caso, no es este el problema que aquí nos ocupa, porque sería un problema académico, y aquí no se trata de esto. Si lo fuera, la mitad de las cátedras universitarias españolas de cualquier especialidad estarían en falso. Y quizás me quede corto. No, el problema aquí es que la señora Schavan era la ministra de educación de la Repúbica Federal de Alemania, y esto le da un matíz de corrupción política al tema que es frente al cual los anticuerpos político-culturales hispanos actúan con una contundencia definitiva.

Nuestros políticos pueden estar muy tranquilos. Nadie les acusará de haber plagiado a nadie en sus tesis doctorales. Para empezar, porque apenas hay doctores en la política. Para qué se iban a molestar en algo que les robaría un tiempo precioso en sus carreras dentro del partido. Además, está mal visto aquí pasar por un intelectual. Y es por ello  que no sólo no hay doctores, sino que en general tampoco han abundado recientemente los licenciados. Pensemos por ejemplo en Cataluña y en cómo estaba el tema de los responsables educativos con el aún reciente tripartito.

La máxima autoridad catalana, el President de la Generalitat, José Montilla, no tenía ninguna titulación universitaria. Concluyó sus estudios de bachillerato nocturno –que luego él mismo se encargó de suprimir- y se puso a hacer carrera en el partido. La segunda autoridad, el President del Parlament de Catalunya, Ernest Benach, también concluyó su vida académica con el COU. Las malas lenguas cuentan que llegó a 3º de 1º en la Facultad de Medicina de Reus, un extremo, éste, que ignoro. Otro que se dedicó a hacer carrera dentro del partido. Pero es que para acabar de cerrar el círculo, el máximo responsable directo de la educación en Cataluña mientras estos dos individuos ocupaban sendos cargos, era el inefable Ernest Maragall, Conseller d’Educació. También sin ninguna titulación universitaria, aunque eso sí, ése decía que era economista y analista informático. Tomaba sus precauciones: no decia ni licenciado en económicas ni en informática. Y hablo de polítiocos catalanes, si hablara de los españoles, multiplíquese por el coeficiente de población y aplíquese el resultado.

Parece lógico que ninguno de ellos debió preocuparse en ningún momento de que les pasara algo como a la ministra de educación alemana. Ni a ellos ni a tantos otros de sus colegas. Además, aquí si alguna vez son licenciados en algo, es siempre en derecho o en economía; gente pragmática donde las haya, que no se preocupan por una cita plagiada de más o de menos Nada de filósofos y cosas raras de ésas. En eso, al menos, estamos de suerte. ¿Verdad?

dimarts, 5 de febrer de 2013

POR MÁS VUELTAS QUE LE DES, EL CULO SIEMPRE ESTÁ DETRÁS



Como la corrupción. Desde Juan Guerra, la PSV o Filesa -en los grandes tiempos del PSOE- hasta  Rosendo Naseiro, Gürtel y los “sobrecogedores” PP con su ínclito Bárcenas, pasando por Banca Catalana, Pretoria y el caso “Palau” del inefable Millet… Siempre detrás, como el culo. Y siempre se las arreglan para, como la antecitada parte anatómica, no dar nunca la cara. Sólo a través del espejo. Que si no hay pruebas, que si se obtuvieron mediante estos o aquellos mecanismos ilegales, que si van a por mí… siempre la misma milonga. Hasta la náusea.

Y siempre el “tú más”. Esta tarde oí a un insigne parlamentario del PP proclamar que el caso Bárcenas es un ataque contra el PP porque trabaja para el bien de España. Pujol Jr., por su parte, ya se le había anticipado al afirmar que su imputación y todo lo que se le hace a él es un ataque contra el proceso soberanista catalán. ¿Para qué seguir? Medames et messieurs, rien ne va plus!

Más o menos hará sus treinta años, pasé dos largas temporadas en México por razones de trabajo. Un país maravilloso que siempre recordaré con gratitud y llevaré en mi memoria y en el corazón. Una de las cosas que más me sorprendió fue como la corrupción no es que fuera allí una forma de vida, sino que formaba parte de la vida. Estaba tan absolutamente arraigada socialmente e interiorizada individualmente que podría decirse que era parte del ADN cultural. Vamos, que casi incluso que lo reconocían con una ingenuidad digna de tal nombre, en la acepción originaria del término. Desde el presidente de la República hasta el último mono, todos tenían su mordida. Podría decirse que las retribuciones por un empleo comprendían no sólo el salario, sino que comprendía también "oficialmente" la parte de mordida que en función del estatus le correspondiere. A gran salario, gran mordida, a salario de mierda, mordida también de mierda, que siempre ha habido clases, pero mordida al fin y al cabo.

Lo comento porque este fenómeno me dejó perplejo. Y conste que la mayor parte de la gente que conocí eran personas maravillosas. Cuando después de unos meses regresé a España, tuve la falsa impresión –sólo durante el tiempo de readaptarme, claro- de estar viviendo en un país modélico y europeo. Quizás fue la ingenuidad de la juventud. Hoy, desde luego, mi perpeljidad sería por otras razones

Cuando hablabas con los mexicanos de los problemas de su país, todos decían que el mayor problema era la corrupción. Pero se referían a una corrupción metamorfoseada en entelequia, casi diría que teologizada. O más exactamente, la corrupción de (todos) los otros. ¿Quién iba a ser el primero en pasar por tonto?

Cambio de tercio. Cuando los escándalos de corrupción en Italia y los conchaveos entre la clase política y empresarial llegaron a tal punto que lo jueces no tuvieron más remedio que empezar a enviar gente a la cárcel  -primer ministro Craxi incluido, sólo que éste tomó el camino de Hamemett- y la cosa acabó con la famosa Tangentópoli llevándose por delante a los partidos politicos tradicionales, el periodista Indro Montanelli escribió un artículo, a mi parecer, imprescindible. No sólo hablaba de corrupción en la clase política, sino también, y fundamentalmente, de incompetencia.

Decía Montanelli que corrupción, en Italia, la había habido desde siempre, empezando por Julio César. De éste afirmaba, bien documentado, que fue ciertamente corrupto, pero no incompetente. César le birló al erario público romano, en términos relativos, más de lo que cualquier político de nuestra época pueda jamás soñar. Pero aportó riqueza a Roma. Se quedó con una cuarta parte del botín de las Galias, sí; pero aportó a Roma las tres cuartas partes restantes, que no eran moco de pavo. Al menos, proseguía Montanelli, César fue productivo para Roma. Él y tantos otros igualmente corruptos. Pero lo que no se puede tolerar, concluía, es un corrupto incompetente. Porque este no roba de lo que produce, porque no produce nada, sólo destruye y empobrece a la sociedad que vampiriza.
Eso lo decía Montanelli de la Italia de finales de los ochenta. Aquí, en la España del tercer lustro del siglo XXI, seguimos sin haber aprendido nada. Nuestros politicos no sólo son corruptos e incompetentes, son además orates. ¿Qué clase de pueblo puede aguantar esto?
 
Como decía el lúcido escudero Jons del "Séptimo Sello", el culo siempre estará detrás. Sí, de acuerdo. Pero a los que añaden a su condición corrupta la más irredente de las incompetencias ¿Por qué no les damos puerta? ¿Por qué será que no?

dissabte, 2 de febrer de 2013

EL NACIONALISMO TRÁGICO IV (PHANTASMATA HISPANIARUM XIV)



Decíamos en segundo lugar, que los Reyes Católicos no supusieron la recuperación ni la institución de la unidad peninsular referencial que se creía haber perdido, y ello, añadíamos, no sólo porque dicha unidad originaria fuera una quimera, sino también porque cada uno de los reinos mantuvo sus propias estructuras políticas y seguían siendo, de iure y de facto, reinos independientes entre sí. Que estuvieran bajo un mismo monarca era, vamos a decirlo así, algo accidental.

Para que nos hagamos una idea basta con contemplar lo que ocurría en ambas coronas a la muerte del monarca. A la muerte del rey, en Aragón heredaba por lo general el primogénito los reinos peninsulares -Aragón, Cataluña y Valencia-; el menor se quedaba con los insulares y transpirenaicos. Y eso sin contar que en Sicilia había otra rama de la dinastía de Barcelona que funcionaba por cuenta propia. El segundo acto estaba servido. El primogénito, disconforme con la división, agrede a su hermano menor, el cual a su vez busca alianzas que aseguren su corona, preferiblemente entre los enemigos de su hermano mayor. Cuando por fin, después de años y guerras, se encuentran de nuevo bajo una misma corona todos los territorios que la herencia paterna había separado, va el rey y, al morirse, reparte sus posesiones entre sus hijos exactamente igual que lo había hecho su padre. Y vuelta a empezar. Si en lugar de Aragón, hablamos de Castilla, la historia es más o menos la misma: León, Castilla, Zamora…

En realidad, lo que se selló con los Reyes Católicos fue una alianza política y militar permanente entre Aragón y Castilla. Aunque habían tenido sus guerras, ambos reinos habían vivido la mayor parte del tiempo en relativa buena vecindad. La corona catalano-aragonesa había concluido su expansión peninsular con la ocupación de Valencia, tras lo cual se había lanzado a una política de expansión mediterránea de signo claramente gibelino. Castilla, por su parte, más aislada de la política europea, se concentró en la expansión peninsular. Pero lo que había funcionado desde el siglo XIII ya no era sostenible a finales del XV y albores del XVI. En otras palabras, la Corona de Aragón ya no estaba en condiciones de mantener su posición de potencia mediterránea. Y ello fundamentalmente por dos razones que se llamaban, respectivamente, Francia e Imperio otomano.

A lo largo de dos siglos, la expansión catalana llevada a cabo por la Corona de Aragón había forjado un “imperio” mediterráneo de cierta importancia. A las Baleares, cuyo reino comprendía las islas más los dominios del sur de Francia, se le habían ido añadiendo Sicilia, Cerdeña y el reino de Nápoles –la mitad sur de la bota italiana-. Nominalmente también cabría añadir los ducados de Atenas y Neopatria, en Grecia. Los grandes enemigos de Aragón en todo este periodo habían sido Francia, el Papado, Génova y la Casa de Anjou. Aun sin haber alcanzado jamás el esplendor de Venecia, Pisa o Génova, lo cierto es que Barcelona había llegado a rivalizar con ellas.

Pero el escenario era otro en las postrimerías del siglo XV. Con una población que nunca superó el millón de habitantes, la Corona de Aragón había conseguido vencer a Francia con unas cuantas compañías de almogávares y la marina de guerra catalana. Pero la Francia que se asomaba al siglo XVI no era la del siglo XIII. Y Cataluña, motor de la Corona de Aragón, tampoco. La primera había ido a más, la segunda a menos. Nápoles, por ejemplo, era insostenible. La Corona de Aragón ya no era viable en la medida que no estaba en condiciones de mantener su dominio mediterráneo frente a una Francia cada vez más fuerte y a un imperio otomano que, tras la toma de Constantinopla, cerrará prácticamente el Mediterráneo oriental. El descubrimiento de América será el aldabonazo definitivo.

Al establecer la alianza con Castilla, Fernando de Aragón se asegura los recursos de un reino mucho mayor ya por entonces, todavía en fase expansiva después de concluir su expansión peninsular y sin una política europea claramente definida. Y toda su política consistirá en tratar de establecer un entramado de complicidades europeas destinado a aislar a Francia. No deja de ser curioso como después de perder la regencia de Castilla y recluido de nuevo a Aragón, un politico hábil y astuto como él conseguirá llegar a un acuerdo con Francia que le permita mantener Nápoles a cambio de otras concesiones.

Porque la alianza entre Castilla y Aragón se había roto con la muerte de Isabel de Trastámara y el advenimiento de su hija Juana I “la loca” y su controvertido consorte, Felipe I “el hermoso”. El hijo de ambos, Carlos, heredará Castilla de su madre, Flandes, Austria y Borgoña de su padre y Aragón de su abuelo Fernando, en lo que será una suerte de monarquía confederal que perdurará durante dos siglos en los reinos hispánicos. Pero esta ya es otra historia…

Y si desaparecerá la costumbre medieval de dividir el reino entre los hijos a la muerte del monarca, será simplemente porque el horno no estará ya para bollos en la Edad Moderna, no por sentido político de Estado. A la fuerza ahorcan, dicen por ahí.